Alimentos para complementar tu terapia
 En Rehabilitación Fisica

Rehabilitación-fisica-abilitaCuando pasamos por un proceso de rehabilitación física, tenemos que tomar en cuenta y poner en práctica todos los recursos necesarios para lograr la recuperación de nuestros músculos, huesos, articulaciones y todas las partes de nuestro sistema motriz. Estas medidas van desde atender puntualmente a nuestras terapias, tomar los medicamentos prescritos por el doctor de manera puntual, así como cumplir con las indicaciones de reposo o poca movilidad que el terapeuta nos haya recomendado.

Sin embargo, por nuestra cuenta también podemos tomar medidas un poco más naturales para ayudar a la recuperación más rápida de nuestro sistema. Aunque es importante recalcar que no estamos hablando de sustituir unos tratamientos por otros sino de complementarlos. Uno de los principales alicientes para una recuperación óptima es si cumplimos al pie de la letra las indicaciones dadas por nuestro traumatólogo o terapeuta. Lo que proponemos en este artículo es combinar estos métodos con prácticas propias que no sólo nos ayuden a atender un problema en particular, sino a mejorar la condición de nuestro cuerpo en general.

Para esto, te proponemos una lista de los alimentos que te pueden ayudar a fortalecer cada una de las partes del sistema motriz durante la rehabilitación física.

  • Cereales. Desde el trigo, harina, avena, ajonjolí, entre otros, son alimentos fundamentales para el fortalecimiento de los músculos. Son benéficos para la recuperación de fibras en este sistema en particular, además de contar con los carbohidratos suficientes para conservar en buen estado la estructura a los músculos, algo vital para la recuperación de los mismos durante un proceso de sanación.
  • Las leguminosas pueden ser el mejor aliado al momento de buscar complementos energéticos. Muchas veces las sesiones de terapia pueden llegar a ser tan largas y complicadas, que finalmente terminamos exhaustos y muchas veces debido a eso solemos faltar a las sesiones, sobre todo, si tenemos que cumplir con sesiones diarias. Sin embargo, con el consumo constante de leguminosas podemos aminorar los efectos del cansancio y llevar los días de la rehabilitación física completamente energizados.
  • Pescado. Durante el proceso de terapia lo mejor será evitar carnes muy pesadas. Sobre todo, es muy importante tomar esta medida si has sido sometido a una intervención quirúrgica, pues muchas veces, las grasas pueden llegar a ser muy densas e intervenir directamente en el proceso de cicatrización. El pescado y particularmente los suplementos con aceite de bacalao son los mejores para ayudar a la regeneración de tejido óseo. También puedes optar por incluir en tu dieta sardinas, pues junto con el aceite tienen mayor concentración de vitamina D, la encargada de ayudar al crecimiento de la masa ósea.
  • Fósforo. Si no estabas muy acostumbrado al consumo de verduras, tal vez este sea el momento de implementar este grupo alimenticio en tu dieta, sobre todo porque se va a convertir en un gran aliado al momento de regenerar los agentes de calcio dentro del organismo. Aunque es un elemento que puedes encontrar en una gran diversidad de alimentos, ciertamente en esta etapa de rehabilitación física es mejor consumirla en las verduras y frutas en las que se encuentren, pues muchos de los otros alimentos no son recomendados durante los procesos de recuperación física.
  • Espinacas o brócoli. La vitamina K es vital para la coagulación adecuada de la sangre, un proceso muy importante no sólo en la cicatrización de heridas a causa de alguna intervención quirúrgica, sino también durante el proceso de regeneración de tejidos, algo que sucede tanto en los músculos como en los huesos que son sometidos a procesos terapéuticos. La vitamina K se encuentra sobre todo en estos dos vegetales y lo mejor de todo es que pueden ser preparados de diversas maneras: en ensaladas, platillos fuertes, jugos o licuados, así que nunca te aburrirás de comerlos.
  • Frutos con vitamina C. El vitamínico C es otro de los elementos más importantes durante la recuperación, sobre todo por el gran aliciente que significa para el mejoramiento de nuestras articulaciones. Para poder elevar los niveles de la misma puedes optar por el consumo de una serie de frutos un tanto más ácidos como el kiwi, la naranja y el limón. Los beneficios se van a ver directamente en una conformación más abundante del cartílago alrededor de las articulaciones, así como una mayor concentración de colágeno del pescado, lo que ayudará considerablemente a la piel en caso de contar con cicatrices visibles.
  • Agua. Sin duda, mantenerte hidratado te ayudará considerablemente a permanecer en el camino ideal para una pronta recuperación. Una de las razones más importantes para tomar agua es que favorece a la creación de líquido sinovial en las articulaciones, uno de los principales agentes que permiten el movimiento correcto en las articulaciones. De esta manera no sólo lubricas tu cuerpo por completo, sino también partes focalizadas del mismo.Rehabilitación-fisica-abilita

Como puedes ver, mantener una dieta adecuada puede tener un influjo directo en una recuperación pronta, pero sobre todo en el fortalecimiento total de cada parte de tu organismo. Sin embargo, no nos queremos despedir sin dejar en claro que no se trata de sustituir el consumo de estos alimentos por la rehabilitación física. Todos los procedimientos naturales son aditivos y no obtendrás ningún tipo de resultado si no atiendes al pie de la letra todas las indicaciones dadas por el terapeuta, el traumatólogo o el médico a cargo de tu caso.

Esperamos que esta información te haya sido útil. Te invitamos a compartir tus comentarios, sugerencias y preguntas en la sección de comentarios de nuestro blog.

¡Nos leemos muy pronto!

Posts recientes

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar