El quehacer del ortopedista
 En Blog

Conforme aumentan los accidentes en una sociedad que pierde cada vez más rápido la conciencia del riesgo que se corre al realizar una actividad u otra, aumentan también las exigencias de contar con médicos especialistas en el tratamiento de las lesiones o alteraciones que se sufran.

Últimamente, el índice de accidentes automovilísticos y deformidades de postura de la columna vertebral ha ido incrementando, lo que implica una mayor necesidad del médico ortopedista especializado en la corrección de traumas o deformaciones en el sistema músculo-esquelético, constituido por los nervios, ligamentos, tendones, articulaciones, músculos y huesos.

Este especialista diagnostica, previene y rehabilita lesiones que ponen en peligro la salud, trabajando en función de una correcta compostura y sanación de fracturas presentadas. Acudir a una clínica especializada en estos temas es necesario tras haberse expuesto a situaciones de riesgo, pues se guía al usuario en el cuidado de la forma en que se constituye el cuerpo e informa cómo prevenir un accidente ya sea por una actividad en el trabajo o por una postura incorrecta. En la clínica Abilita se tiene toda la disposición de atenderle en situaciones que ponen en riesgo su salud y actúan con el propósito de superar el daño.

El diagnóstico realizado por el ortopedista es considerado de los más exactos en la rama de las ciencias de la salud. Se vale de muchas otras disciplinas para llegar al diagnóstico preciso (enfermería, psicología, fisioterapia, fisiatría) y continuar así con un posible tratamiento acompañando de los demás especialistas.  Basa su diagnóstico en un cuidadoso método médico que guía al paciente considerando la edad, sexo, especificaciones individuales (pie plano, discapacidad visual, facultades cognitivas, etc.).

Que el paciente presente, adicionado al tiempo del malestar y posibles complicaciones médicas (diabetes, hipertensión, obesidad, etc.), con el fin de encontrar un tratamiento seguro que dote las mayores probabilidades de éxito y las mejores condiciones para realizarlo. Una vez que el diagnóstico es hecho, está en las manos del cliente la óptima compostura del daño contando con un seguimiento profesional del especialista y una fuerza de voluntad intacta por recuperarse.

En ocasiones se deben tratar quirúrgicamente los daños debido a que la lesión requiere una solución más especial. En esas situaciones el paciente está seguro que está en las manos correctas para una buena recuperación, pues en la ética manejada en Abilita lo más importante es el bienestar del paciente. En la tarea de prevención que realiza el ortopedista, la participación del paciente es fundamental, puesto que debe acatar las indicaciones mencionadas y seguir las instrucciones para que antes de presentarse una lesión o accidente se conozcan las pautas para evitarlos.

La razón por la cual las personas sufren de dolor que repercute en su sistema músculo-esquelético en muchas ocasiones no es debido a un accidente en sí ni a sólo una situación que desencadene el dolor, sino más bien a la continua postura incorrecta de la columna vertebral, a la fuerza contenida en la cadera sin cuidado de otras áreas dónde concentrar la fuerza (brazos, piernas, abdomen) o a la equivocada posición durante periodos largos (permanecer sentado incorrectamente en la oficina, mala postura al dormir o balance inadecuado al hacer deporte).

Sin embargo, se presenta la ocasión donde el cuerpo no soporta tanta presión en sí y se desencadena toda la sintomatología que aqueja al paciente, por lo que el evitar y prevenir una próxima alteración en la condición correcta del cuerpo se convierte en una acción constante y perseverante, pues muchas veces el dolor es insoportable.

Otra más de las funciones del ortopedista es la de rehabilitación, que es una de las fases más importantes en la recuperación del paciente, donde se fortalecen las funciones que sufrieron algún daño y se ejercitan otras que representan una ventaja al momento de continuar con el tratamiento.

Por lo tanto, el éxito de esta fase depende principalmente de la voluntad por mejorar del paciente, que adaptado y consciente de las condiciones después del tratamiento sabrá sobrellevar la terapia adecuada a su padecimiento. El médico guía y colabora con las técnicas e indicaciones que continuarán. No es un papel exclusivo para este especialista sino que en compañía de los profesionales en la salud se logra un proceso multidisciplinario para abastecer al paciente de las mejores condiciones de mejoramiento.

En Abilita, clínica de rehabilitación física y especialidades médicas, se dispone del mejor equipo e instalaciones que favorecen al desarrollo idóneo del tratamiento terapéutico de rehabilitación, con su capacitado equipo humano lograrán obtener resultados favorecedores en las lesiones que se le presenten, además de contribuir al mejoramiento pleno y de calidad a su padecimiento. La calidad del trabajo otorgado es garantía de los servicios ofrecidos al iniciar un proceso para mejorar la calidad de vida.

Para que un problema o accidente no repercuta en la forma en que se desenvuelve una persona, es necesario acudir con profesionales en la salud que sepan hacer bien su trabajo. Abilita es la mejor opción para la recuperación que se necesita, un comienzo de sanación que culmina con la experiencia al disfrutar con los seres queridos otra etapa una vez que se ha superado el daño.

Los médicos ortopedistas de la clínica tienen profesionalismo de primera calidad, valorarán todos los aspectos que ocasionen un malestar y representen una amenaza para el bienestar, comprometidos a que trabajarán en conjunto con el paciente por obtener los resultados correctos en materia de salud. La esperanza de los familiares y el ánimo por tener pacientes en excelentes condiciones alimenta el objetivo principal del ortopedista: promover la salud y mejorar la calidad de vida.

Posts recientes

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar