Los resultados de las terapias médicas tradicionales son altamente efectivos, no obstante, eso no asegura que sean las mejores formas de recuperación o tratamiento ante una alteración, existen casos donde no tienen los resultados esperados y, en ocasiones, llegan a producir un empeoramiento en lugar del beneficio que prometían ofrecer. Por lo tanto, existen diferentes especies de alternativas terapéuticas que también han demostrado tener buenos resultados y sin correr tantos riesgos como los representados en la medicina tradicional, una de ellas es la fisioterapia.

El uso del tratamiento no farmacológico en ocasiones genera desconfianza en el paciente, le hace pensar que no rendirá frutos para su beneficio en ningún momento. Sin embargo, suele ser totalmente lo contrario, el tratamiento no farmacológico puede valorase como una alternativa sin base en medicamentos que dañen de más a lo que se consideraría favorable.

Al aproximarse a este tipo de alternativas terapéuticas de inmediato se comprueba que se trata de una terapia innovadora y con buenos resultados. La fisioterapia es un tratamiento que consiste en la utilización de medios mecánicos y físicos para conseguir un mejoramiento en las lesiones que se presenten, con el fin de restablecer el funcionamiento del cuerpo en su óptimo nivel.

Se basa en la utilización de estímulos variados con la intensión de lograr incidir de forma directa en puntos específicos del cuerpo, comprendiendo la conexión entre zonas que reaccionan en conjunto para desencadenar sensaciones. Los estímulos pueden ser físicos como el calor, frío, electricidad o agua, también pueden ser mecánicos como el movimiento, la aceleración o el sonido. Es una terapia con base en la física que genera sensaciones de recuperación paulatina y conocimiento progresivo.

La forma en que se lleva a cabo este tipo de terapia debe ser en un espacio confortable y seguro, sin distracciones y tranquilo. Las ventajas que tiene son principalmente la atención exclusiva para un cliente sin prisa y sereno, el tiempo está dedicado sólo para él y su tratamiento, con la exploración de sensaciones diferentes, el paciente juega en un ambiente de estimulación sensorial que inunda las conexiones entre áreas específicas del cuerpo. Debido a esto, esta terapia en la actualidad no es exclusiva únicamente en condiciones de patología, se ha descrito un buen funcionamiento y mejoría en la calidad de vida de personas que sufren de estrés o ansiedad, o quienes sólo desean obtener los beneficios de la terapia.

Siendo una alternativa tan benéfica por sí misma, su realización se enriquece de un trabajo integral con otras disciplinas que igualmente se dedican al fomento de la salud, constituyéndose así un equipo de trabajo de rehabilitación integral para el fortalecimiento de destrezas y habilidades de las cuales basarse para conseguir el objetivo de mejoramiento en la calidad de vida de los pacientes.

Las cualidades de la terapia se presentan desde las primeras sesiones pues la independencia de los pacientes se diferencia del estado en el cual llegaron, se tendrán mejorías notables conforme la evolución y continuo desempeño con el especialista.

Como se ha expuesto, la fisioterapia no se puede llevar a cabo por cualquiera, se requieren adecuados conocimientos médicos para su efectiva realización y correcto desarrollo de sus técnicas, si no se cuentan con estos requisitos los resultados de su ejecución pueden ser deficientes y obsoletos.

El cuerpo humano ha desarrollado sensaciones distintivas ante cada estimulación, ha ido evolucionando la magnitud de las percepciones conforme las intensidad incrementa. Sin embargo, en la actualidad se ha descuidado la estimulación efectiva en el humano, los niveles de estrés se incrementan por cuestiones variadas, por lo que el realizar terapias como esta se conmueve al organismo a tal grado de enfocarlo en su ser más pleno, por ello ocasiona reacciones particulares en cada persona.

Se han presentado casos en los que este tipo de terapia ocasiona salpullido, alergia, hinchazón o infección, que son las menores de las veces, en ese momento se determina en conjunto si se sigue con la terapia, se cambia de tipo terapéutico o se cambia de estimulación, aun así se cumple con el objetivo de reconocer la esencia del ser. Comparado con otro tipo de terapias, la fisioterapia ha demostrado tener buenos frutos en los pacientes que optaron por una alternativa terapéutica, encontrando mayores beneficios de los esperados y concluyendo en un proceso paulatino, sosegado y con múltiples variaciones para su realización.

La funcionalidad de las consultas despierta sensaciones pocas veces experimentadas por los pacientes, este es el punto de partida para el éxito de la terapia, pues la escasa estimulación sensorial en los tiempos de hoy provocan un enajenado malestar general que se evidencia en el carácter, educación o formas de expresión e incluso se refleja en alteraciones y patologías.

En este sentido, el papel de la fisioterapia en la rehabilitación genera grandes expectativas, representa una educación al paciente de lo que ha percibido y lo que le es necesario sentir, porque como cualquier otra terapia esta se dedica a la prevención, tratamiento y rehabilitación del paciente dependiendo lo reflejado en su historia clínica.

Así, se concluye que este tipo de terapia resulta ser una de las alternativas terapéuticas más cómodas, de las que se obtienen productos que mejoran la calidad de vida,  de las más innovadoras en el ámbito de la salud y de las que se pude fiar a los expertos una realización correcta tras la evaluación del método adecuado y de las que se espera obtener efectos de la mejor calidad.

Posts recientes