FORTALECIMIENTO MUSCULAR PARTE II
 En Blog

centro-de-rehabilitacion-fisica-dfEn la primera parte de esta entrada hablamos de los objetivos de la kinesioterapia y de la importancia del fortalecimiento muscular para la recuperación de la movilidad y control sobre un músculo o grupo de músculos. En esta ocasión explicaremos brevemente los objetivos y características de los programas de fortalecimiento muscular que un fisioterapeuta en un centro de rehabilitación física DF podría diseñar para sus pacientes, como son: desarrollo de fuerza máxima, de potencia máxima, de velocidad máxima, de fuerza explosiva, incremento de resistencia y aumento de masa muscular. Además hablaremos de las herramientas que se pueden utilizar para la realización de los ejercicios en este tipo de terapias.

Para comenzar a hablar sobre los métodos de desarrollo de fuerza es necesario que definamos qué es la fuerza. Bien, fuerza es un impulso que vence la inercia para lograr la contracción muscular y está asociada con la capacidad que tienen los músculos para tener un momento de resistencia con un solo esfuerzo. Existen tres principales tipos de fuerza, la fuerza máxima es la capacidad de hacer la contracción voluntaria estática o dinámica máximas, en otras palabras, es el peso que una persona puede desplazar en un movimiento; la fuerza de velocidad o potencia es la capacidad de superar una resistencia a una mayor velocidad, y la fuerza de resistencia es la capacidad de hacer esfuerzos de larga duración en oposición a la fatiga y depende de la fuerza máxima.

Ahora bien, en los métodos de desarrollo de la fuerza máxima se incluyen ejercicios con uso de cargas cercanas al límite máximo aceptable con pocas repeticiones. Para calcular el peso máximo y las repeticiones máximas se aplica una evaluación de las capacidades del paciente y con ello se determinan los porcentajes de repetición máxima para establecer la rutina de ejercicios. Debido a que los ejercicios para desarrollo de fuerza provocan contracciones intensas por lo regular se recomiendan cuando el paciente ya lleva tiempo en el centro de rehabilitación física DF y puede soportar las tensiones provocadas por este tipo de ejercicios.

Los programas de desarrollo de potencia consideran que la potencia máxima comprende entre el 35 y 50% de la fuerza máxima y el 35 al 50% de la velocidad máxima de contracción. Los ejercicios de desarrollo de potencia incluyen el trabajo con cargas por debajo del 85% del peso máximo, por lo regular entre el 50 y el 70% de repetición máxima para trabajar la potencia máxima tipo fuerza, y el  30 y 50% de la repetición máxima para el trabajo de la potencia máxima tipo velocidad.

Para el desarrollo de la fuerza explosiva o velocidad máxima se utilizan cargas pequeñas, inferiores al 30% de la repetición máxima y se pide que el paciente acelere al máximo para conseguir que los movimientos sean lo más rápidos posibles. Este tipo de fuerza permite en la vida cotidiana reaccionar a los desequilibrios para evitar caídas, por ejemplo.

Un programa para aumento de la masa muscular se aplica principalmente cuando los músculos estriados presentan atrofia e incluye ejercicios concéntricos e isométricos con muchas repeticiones o series largas para alcanzar el agotamiento muscular que estimulará la síntesis de proteínas.

Los métodos para incrementar la resistencia trabajan ejercicios para desarrollar la capacidad de repetir ejercicios a gran velocidad, de utilizar cargas pesadas en un periodo de tiempo determinado y repetir ejercicios en un punto de equilibrio entre fuerza y velocidad, con la finalidad de mejorar el metabolismo del músculo.

Como hemos mencionado anteriormente, los ejercicios que compongan los diferentes tipos de programas dependerán tanto del músculo o grupo de músculos afectados por el traumatismo o enfermedad, de las características del padecimiento y del estado de los músculos, así como de los objetivos trazados por el fisioterapeuta a partir de los intereses y objetivos personales de cada paciente.

Por lo anterior, para el diseño de un programa de fortalecimiento muscular, el fisioterapeuta en un centro de rehabilitación física DF evalúa las capacidades del paciente y adapta los ejercicios según la capacidad de los músculos, articulaciones y estructuras óseas para resistir las tensiones y la capacidad del paciente para hacer los esfuerzos necesarios que implican los ejercicios.

Las herramientas que se utilizarán durante un programa de fortalecimiento muscular son diversas y pueden ser resistencias manuales, resistencias gravitatorias, resistencias elásticas, dispositivos isocinéticos, con resistencia a la inercia e incluso la balneoterapia y la electroestimulación.   Las resistencias manuales, por un lado, permiten hacer contracciones localizadas y la activación de grupos musculares; las resistencias gravitatorias son por ejemplo las pesas, poleas y el propio peso del paciente que utilizan la fuerza de gravedad en oposición a la contracción del músculo para un trabajo en un solo músculo o el trabajo de cadenas de músculos de manera bilateral o en cadena paralela.

Las resistencias elásticas permiten el trabajo analítico y localizado sobre un solo músculo o trabajar cadenas de músculos en una gran variedad de ejercicios. Por otra parte, los dispositivos isocinéticos varían su fuerza dependiendo de la fuerza desarrollada por el paciente y pueden ser utilizados tanto para medir la fuerza, potencia, la resistencia y la velocidad durante los ejercicios como para trabajar las rutinas de manera controlada y muy segura. Los dispositivos con resistencia a la inercia son utilizados justamente para el trabajo del paciente contra la inercia en fortalecimientos pliométricos.

La balneoterapia también es utilizada y se puede emplear con la resistencia dinámica del agua para ejercicios de desplazamiento, para mantener inmersión de objetos dentro del agua, para impedir que objetos suban a la superficie, hacer ejercicios de saltos dentro del agua o bien, trabajar natación o carrera en agua. La terapia en el agua permite al paciente el trabajo de diferentes tipos de contracciones musculares y tener control motor sobre ciertos movimientos antes de realizarlos en tierra, como saltar y correr, además, en planes de trabajo global, como la natación tiene beneficios a nivel cardiovascular. Finalmente, la electroestimulación tendrá efectos específicos sobre los músculos dependiendo de la intensidad, frecuencia y amplitud de las cargas eléctricas que se apliquen en cada sesión.

Posts recientes

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar