¿Sabe que esta técnica puede ayudar a aumentar nuestra expectativa de vida? ¿Sabe en qué consiste esta terapia? A lo largo de esta entrada le explicaremos un poco acerca de los beneficios que conlleva y dónde puede encontrar este tipo de terapia física, para que pueda considerarla dentro de sus rutinas de salud. Son muchos los padecimientos o enfermedades que podemos curar a través de la fisioterapia. Esta técnica de curación es un tratamiento recomendado por se altamente eficaz en todo tipo de dolores musculares, reumatológicos, obstétricos, óseos, etcétera. De la misma manera, ayuda a prever enfermedades degenerativas, esta técnica busca aliviar dolencias corporales y se ayuda de otras ramas de la ortopedia y la traumatología para conseguir objetivos en común. Aunque muchos afirman que la fisioterapia no ayuda a curar, lo cierto es que el dolor disminuye a la hora de que nos sometemos a las manos de un fisioterapeuta profesional, cuyo trabajo principalmente consiste en brindarnos curas y acciones preventivas en procesos de rehabilitación y recuperación en los pacientes. A la hora en la que acudimos con un fisioterapeuta, lo que vamos a encontrar es un profesional capacitado en el campo de la salud física, con una rutina de ejercicios encaminados a rehabilitar la o las partes del cuerpo que se encuentren dañadas o en estado atrofiado. Estas rutinas pueden realizarse dentro de la clínica o en casa, dependiendo del caso en el que se encuentre el paciente. La fisioterapia tiene principalmente dos objetivos, el primero de ellos radica, como se ha mencionado a lo largo de esta entrada, en la rehabilitación física; es muy común que los pacientes que han sufrido lesiones en el hombro u otras partes del cuerpo a menudo necesiten de tomar este tipo de terapia para poder recuperar la movilidad en la parte del cuerpo dañada. El segundo objetivo de este tipo de terapia, es para aliviar el dolor producido por la lesión del paciente o bien por una enfermedad crónica que probablemente no tenga una cura pero que a través de esto, se logre aliviar las molestias que pueda tener el enfermo, es ahí que se busca mejorar la calidad de vida de la persona, con ejercicios y estiramientos que poco a poco liberen la tensión en la parte afectada. De esta misma manera, esta terapia que constituye una alternativa de salud es actualmente muy recurrente en pacientes que prefieren un tratamiento menos agresivo y no farmacológico, por ayudar a calmar dolores tanto agudos como crónicos y severos. Este tipo de técnica a menudo se relaciona con los masajes, sin embargo, va mucho más allá. Entre los padecimientos que se tratan a través de la terapia física, se encuentran: • Lesiones por realizar deporte: ya sea que se originen por estarse ejercitando de malas maneras, por no ocupar adecuadamente el equipo deportivo o por producirse accidentalmente, este tipo de lesiones se pueden prevenir desde el momento en el que realizamos el calentamiento o al estirarnos completamente antes y después de la actividad física. Además de utilizar el zapato adecuado y de mantener nuestro ritmo. • Enfermedades osteoartiuculares: son también conocidas como enfermedades reumatológicas, en las que podemos englobar todos aquellos padecimientos originados por el deterioro de la edad, en este grupo se encuentra la artritis reumatoide, la cervicoartrosis, la sacroileitis, la fibromialgia, la espondilitis cervical, entre otras. Se dan sobre todo en personas que son mayores a los 50 años de edad. Están caracterizadas por presentar síntomas tales como el dolor y la inmovilidad en las articulaciones. • Padecimientos autoinmunes: este tipo de enfermedades atacan al sistema inmunológico, es decir que las células se atacan a sí mismas, ya que se confunden con agentes extraños, esto puede ser a nivel local o atacar uno o más órganos. No se conoce a ciencia cierta qué es lo que lo origina, sin embargo, causan invalidez en las personas, lo que llega a mermar considerablemente la calidad de vida del paciente. Entre estas enfermedades encontramos la diabetes mellitus, el lupus, la psoriasis, la desmatomitosis y la fibromialgia, que afectan principalmente la piel, las articulaciones y los músculos. • Esclerosis múltiple: es un padecimiento que afecta el sistema nervioso central, produciendo la aparición de placas que obstaculizan la circulación de las fibras nerviosas. Es causada por una reacción incorrecta del sistema nervioso en contra del mismo cuerpo y puede aparecer a cualquier edad. Entre sus síntomas encontramos la fatiga, el vértigo, la dificultad para caminar, trastornos del habla, temblores en las manos, debilidad, entumecimientos, entre otros. Se recomienda un tratamiento de terapia con masajes en frío para disminuir las molestias y ejercicios de estiramiento para mejorar el tono muscular del paciente. • Enfermedad de Parkinson: esta enfermedad es provocada por una disminución importante en la producción de dopamina, la cual es segregada por los ganglios basales, entre los síntomas que caracterizan esta enfermedad, podemos encontrar una lentitud en la movilidad del paciente, una postura encorvada y un temblor rítmico e involuntario de los miembros superiores. El uso de la fisioterapia en este tipo de padecimiento ayuda a darle al paciente una mejor calidad de vida, ya que combina ejercicios para mejorar la coordinación y la destreza. Como puede ver, querido lector, existen un sinnúmero de enfermedades que se pueden tratar a través de una rutina de ejercicios fisioterapéuticos, los cuales puede solicitar a un especialista en esta rama de la medicina, en caso de llegar a necesitarla. Para mayor información, le sugerimos ingresar en el sitio de internet de Abilita: http://abilita.com.mx, una clínica especializada en este tipo de terapia y rehabilitación.

¿Sabe que esta técnica puede ayudar a aumentar nuestra expectativa de vida? ¿Sabe en qué consiste esta terapia? A lo largo de esta entrada le explicaremos un poco acerca de los beneficios que conlleva y dónde puede encontrar este tipo de terapia física, para que pueda considerarla dentro de sus rutinas de salud.

Son muchos los padecimientos o enfermedades que podemos curar a través de la fisioterapia. Esta técnica de curación es un tratamiento recomendado por se altamente eficaz en todo tipo de dolores musculares, reumatológicos, obstétricos, óseos, etcétera. De la misma manera, ayuda a prever enfermedades degenerativas, esta técnica busca aliviar dolencias corporales y se ayuda de otras ramas de la ortopedia y la traumatología para conseguir objetivos en común.

Aunque muchos afirman que la fisioterapia no ayuda a curar, lo cierto es que el dolor disminuye a la hora de que nos sometemos a las manos de un fisioterapeuta profesional, cuyo trabajo principalmente consiste en brindarnos curas y acciones preventivas en procesos de rehabilitación y recuperación en los pacientes.

A la hora en la que acudimos con un fisioterapeuta, lo que vamos a encontrar es un profesional capacitado en el campo de la salud física, con una rutina de ejercicios encaminados a rehabilitar la o las partes del cuerpo que se encuentren dañadas o en estado atrofiado. Estas rutinas pueden realizarse dentro de la clínica o en casa, dependiendo del caso en el que se encuentre el paciente.

La fisioterapia tiene principalmente dos objetivos, el primero de ellos radica, como se ha mencionado a lo largo de esta entrada, en la rehabilitación física; es muy común que los pacientes que han sufrido lesiones en el hombro u otras partes del cuerpo a menudo necesiten de tomar este tipo de terapia para poder recuperar la movilidad en la parte del cuerpo dañada.

El segundo objetivo de este tipo de terapia, es para aliviar el dolor producido por la lesión del paciente o bien por una enfermedad crónica que probablemente no tenga una cura pero que a través de esto, se logre aliviar las molestias que pueda tener el enfermo, es ahí que se busca mejorar la calidad de vida de la persona, con ejercicios y estiramientos que poco a poco liberen la tensión en la parte afectada.

De esta misma manera, esta terapia que constituye una alternativa de salud es actualmente muy recurrente en pacientes que prefieren un tratamiento menos agresivo y no farmacológico, por ayudar a calmar dolores tanto agudos como crónicos y severos. Este tipo de técnica a menudo se relaciona con los masajes, sin embargo, va mucho más allá.

Entre los padecimientos que se tratan a través de la terapia física, se encuentran:

Lesiones por realizar deporte: ya sea que se originen por estarse ejercitando de malas maneras, por no ocupar adecuadamente el equipo deportivo o por producirse accidentalmente, este tipo de lesiones se pueden prevenir desde el momento en el que realizamos el calentamiento o al estirarnos completamente antes y después de la actividad física. Además de utilizar el zapato adecuado y de mantener nuestro ritmo.

Enfermedades osteoartiuculares: son también conocidas como enfermedades reumatológicas, en las que podemos englobar todos aquellos padecimientos originados por el deterioro de la edad, en este grupo se encuentra la artritis reumatoide, la cervicoartrosis, la sacroileitis, la fibromialgia, la espondilitis cervical, entre otras. Se dan sobre todo en personas que son mayores a los 50 años de edad. Están caracterizadas por presentar síntomas tales como el dolor y la inmovilidad en las articulaciones.

Padecimientos autoinmunes: este tipo de enfermedades atacan al sistema inmunológico, es decir que las células se atacan a sí mismas, ya que se confunden con agentes extraños, esto puede ser a nivel local o atacar uno o más órganos. No se conoce a ciencia cierta qué es lo que lo origina, sin embargo, causan invalidez en las personas, lo que llega a mermar considerablemente la calidad de vida del paciente. Entre estas enfermedades encontramos la diabetes mellitus, el lupus, la psoriasis, la desmatomitosis y la fibromialgia, que afectan principalmente la piel, las articulaciones y los músculos.

Esclerosis múltiple: es un padecimiento que afecta el sistema nervioso central, produciendo la aparición de placas que obstaculizan la circulación de las fibras nerviosas. Es causada por una reacción incorrecta del sistema nervioso en contra del mismo cuerpo y puede aparecer a cualquier edad. Entre sus síntomas encontramos la fatiga, el vértigo, la dificultad para caminar, trastornos del habla, temblores en las manos, debilidad, entumecimientos, entre otros. Se recomienda un tratamiento de terapia con masajes en frío para disminuir las molestias y ejercicios de estiramiento para mejorar el tono muscular del paciente.

Enfermedad de Parkinson: esta enfermedad es provocada por una disminución importante en la producción de dopamina, la cual es segregada por los ganglios basales, entre los síntomas que caracterizan esta enfermedad, podemos encontrar una lentitud en la movilidad del paciente, una postura encorvada y un temblor rítmico e involuntario de los miembros superiores. El uso de la fisioterapia en este tipo de padecimiento ayuda a darle al paciente una mejor calidad de vida, ya que combina ejercicios para mejorar la coordinación y la destreza.

Como puede ver, querido lector, existen un sinnúmero de enfermedades que se pueden tratar a través de una rutina de ejercicios fisioterapéuticos, los cuales puede solicitar a un especialista en esta rama de la medicina, en caso de llegar a necesitarla. Para mayor información, le sugerimos ingresar en el sitio de internet de Abilita: http://abilita.com.mx, una clínica especializada en este tipo de terapia y rehabilitación.

Posts recientes