¿Qué son las lesiones deportivas?
 En Blog

medicina deportivaLa idea que se tiene de un atleta es la de un cuerpo en perfecto funcionamiento y sincronía, una especie de superhombre que puede realizar cualquier tipo de esfuerzo físico sin que este se debilite o encuentre algún obstáculo para poder realizarlo. Como un deportista se somete a dietas estrictas de alimentación y a rutinas que mantengan a su cuerpo en forma, se cree que gozan de una salud incorruptible, y por lo tanto se puede llegar a creer que no necesitan de supervisión médica constante.  Sin embargo, es posible, que sea todo lo contrario. Debido al gran trabajo que los huesos y los músculos realizan justo necesitan de una mayor supervisión médica, pues una lesión no sólo puede causar el retiro total del deportista, sino comprometer la movilidad de su cuerpo. Es por eso que dentro de la fisioterapia hay una rama especial que se enfoca a la aplicación de técnicas de la medicina deportiva para asistir a los pacientes mediante procesos correctivos o preventivos. Se le conoce como lesiones deportivas a aquellas que suceden mientras el atleta se encuentre practicando o deporte o durante los entrenamientos de preparación para su rutina. La razón por la que un deportista llega a lesionarse son tan variadas y relativas como todo tipo de lesión: falta de práctica, mala aplicación o realización de algún ejercicio, un accidente, una acción premeditada por otra persona. Por ejemplo, un deportista puede sufrir una lesión si antes de ejercitarse o practicar su disciplina no aplico algún ejercicio de calentamiento. Esto sirve para acondicionar los músculos y que estos estén preparados para la actividad física. Esta recomendación no sólo se extiende a deportistas, sino a todos aquellos que practiquen algún tipo de ejercicio rutinario, pues si los músculos no se trabajan con anterioridad pueden lesionarse gravemente.

En general, las lesiones pueden clasificarse como agudas o crónicas, las primeras se presentan de manera accidental  pero que no comprometen demasiado la funcionalidad el cuerpo, mientras que las crónicas ocurren después de una larga temporada de práctica del deporte, y además el dolor compromete casi en su totalidad la movilidad de las articulaciones dañadas. Los síntomas de ambas pueden ir desde dolor mientras el cuerpo se encuentra en reposo o movimiento hasta hinchazón. También se presenta debilidad en las articulaciones, o puede notar cuando un hueso está fuero de su sitio, aún cuando no se trata de una fractura expuesta.

Las lesiones deportivas pueden dividirse en otras categorías, la autolesión, que ocurre cuando el deportista se lastima sin que la causa sea cualquier tipo de agente externo o por contacto, que suceden cuando el atleta se lesiona al momento de entrar en contacto físico o con un contrincante u otra persona durante la actividad deportiva, estas son comunes en deportes como el soccer, futbol americano o basquetbol. Dentro de esto tipo de lesiones se encuentran las musculares, como las contusiones, distensiones o desgarres musculares o las lesiones que comprometen a los ligamentos y a las articulaciones. También son muy frecuentes las fracturas en el tobillo, pues las piernas son las partes del cuerpo mucho más involucradas en este tipo de disciplinas. Las lesiones por sobrecarga ocurren cuando la disciplina física del practicante comprende el manejo de otros elementos sumamente pesado —como ocurre en el levantamiento de pesas— y con el que tienen que estar en constante contacto pues la manera de entrenar es hacer el levantamiento de manera repetitiva y constante.

Otra de las lesiones más comunes dentro del mundo deportivo son las de los tendones. Casi siempre ocurre por no tener el zapato adecuado para practicar deporte. Los modelos comerciales de tenis no funcionan para llevar a cabo actividad física, pues de lo que se necesitan son zapatos que puedan amortiguar la fuerza que ejerce el pie contra el piso. También se debe considerar que la superficie en donde se lleve a cabo el entrenamiento o el deporte tiene que ser lisa sin ningún tipo de accidentes que puedan ocasionar una lesión entre los participantes.

Es importante que el deportista siga los tratamientos preventivos que su médico establezca, y que aunque nunca baje el ritmo de sus ejercicios, pues si su cuerpo se desacostumbra, al momento de que entre a jugar, este no estará lo suficientemente acondicionado para poder realizar las actividades que realiza. Puede se que resista un primer partido, pero para el segundo, el cuerpo se encontrara tan deteriorado y por lo mismo le costará tanto trabajo recuperarse que de pronto en cualquier momento del partido puede ocurrir una lesión, incluso sin la necesidad de que algún deportista haga contacto con él. Los deportista más destacados a nivel nacional e internaciones tienen que seguir rígidos regímenes de vida, que involucran alimentarse correctamente, evitar sustancias nocivas, dormir bien y ejercicio constante para que el cuerpo se mantenga en forma.

Existen tres alternativas dentro de la medicina deportiva que en general, sirven para atender las lesiones descritas con anterioridad. La primera es por medio de agentes desinflamatorios que no contengan esteroides (recordemos que el uso de estas sustancias están completamente prohibidas para los deportistas, por lo que se usan antibióticos generales para combatir el dolor. También se puede inmovilizar la articulación afectada por un periodo de tiempo determinado, ya sea mediante un yeso o una férula, para que pueda recuperarse. Generalmente, estos dos tratamientos van de la mano. En caso de que la lesión sea grave, se tendrá que someter a una cirugía para reconstruir la zona afectada. Después de estos tratamientos, siempre se recomienda una rutina de rehabilitación.

Posts recientes

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar