REHABILITACIÓN FÍSICA DE UN ESGUINCE DE TOBILLO
 En Blog

rehabilitación-física-abilitaUna de las lesiones más comunes del aparato locomotor es el esguince de tobillo. Un esguince es una distensión o una ruptura parcial o total del ligamento y es provocado por un movimiento que lleva a los ligamentos alrededor de la articulación de tobillo a superar sus límites de movilidad, generalmente al realizar torsiones o estiramientos en posiciones antinaturales.

Principalmente las personas que juegan fútbol, baloncesto o practican atletismo sufren de este tipo de lesiones con mayor frecuencia, sin embargo, al realizar actividades cotidianas también nos encontramos expuestos a esguinzarnos por un movimiento inestable en nuestro andar. Fuera del ámbito deportivo y de las actividades físicas, las personas que suelen presentar esguinces en los tobillos son aquellas que utilizan zapatos de tacón o tenis de lona que se pueden atorar fácilmente en cualquier grieta y no dan al pie el soporte necesario para protegerse en caso de que el usuario dé un paso en falso.

Los esguinces se clasifican en tres grados, según sus características y gravedad de la lesión. Los esguinces de primer grado se producen por una distensión de los ligamentos, que además de afectar la movilidad, producen dolor soportable, inflamación y en algunos casos un hematoma. Los esguinces de segundo grado  provocan la ruptura parcial de los ligamentos, un dolor externo localizado, inflamación, hematoma  e inestabilidad al estar de pie y al intentar caminar. Por último, los esguinces de tercer grado son aquellos en que el ligamento se rompe por completo y se desprende del hueso, lo que produce un dolor intenso, inflamación, hematoma e inestabilidad de la articulación.

Para el diagnóstico de un esguince de tobillo el médico realiza un exploración física a través de la palpación del área afectada y de pruebas de movilidad . En caso de que resulte necesario, el médico puede indicar la realización de radiografías para descartar posibles fracturas, lesiones en el cartílago de la articulación, o bien, la realización de una resonancia magnética nuclear para descartar otras lesiones que pudieron pasar desapercibidas.

Acudir a un médico para que nos diagnostique y nos dé un tratamiento en caso de que hayamos sufrido una lesión en el tobillo es sumamente importante, sobre todo si sospechamos tener un esguince, pues mediante el diagnóstico y tratamiento oportunos podemos evitar sufrir esguinces de manera frecuente y desarrollar inestabilidad crónica. Las primeras acciones que se toman para tratar un esguince es la inmovilización del tobillo, la aplicación de hielo para disminuir la hinchazón y la elevación de la pierna afectada con el fin de evitar mayor inflamación y disminuir la presión sobre el tobillo.

Según la gravedad de la lesión el médico tomará las medidas pertinentes para el tratamiento del esguince, en algunos casos con reposo de un par de días, un vendaje inmovilizador y la prescripción de antiinflamatorios puede ser suficiente, mientras que en otros es necesario reposar por varias semanas e incluso podría requerirse de una intervención quirúrgica. Después del tratamiento, una parte esencial para la recuperación de un esguince de tobillo es la rehabilitación física que nos permitirá recuperar la movilidad, fortalecer nuestros ligamentos y músculos, y evitar la atrofia de los mismos.

La rehabilitación física de un esguince de tobillo por lo regular está a cargo de un fisioterapeuta, quien, luego de que el paciente haya guardado reposo durante una semana, evaluará las capacidades funcionales del tobillo afectado. Como ya mencionamos, en algunos casos basta con la inmovilización del tobillo y con el reposo para alcanzar la recuperación de la lesión, pero en los esguinces de segundo y tercer grado, la masoterapia, la electroterapia y los ejercicios físicos contribuirán a que nuestra recuperación sea satisfactoria.

Los ejercicios físicos que forman parte de los programas de rehabilitación física de un esguince de tobillo están diseñados especialmente para recuperar el rango de movilidad del ligamento, aumentar su resistencia e incrementar su fuerza. Si bien, estos ejercicios físicos son recomendados principalmente para la rehabilitación de esguinces de segundo y tercer grado, las personas que han sufrido de un esguince de primer grado, o bien, las que desean fortalecer su cuerpo con la finalidad de prevenir este tipo de lesiones, pueden realizarlos siempre y cuando lo hagan de manera correcta.

Entre los ejercicios básicos en la rehabilitación de un esguince de tobillo para recuperar el rango de movimiento se encuentran:

Ejercicio de dorsiflexión: sentado con las piernas extendidas y las rodillas estiradas intenta formar un ángulo de 90º con la pierna, jalando los dedos hacia ti (sin apoyarte de las manos) y empujando con el talón hacia adelante, sostén la posición durante 15 segundos y relaja el pie. Repite 10 veces.

Ejercicio de flexión plantar: en la misma posición del ejercicio anterior, empuja el pie hacia abajo apuntando el pie hacia el piso, mantén la posición 15 segundos y relaja regresando a una posición natural, repite 10 veces.

Ejercicio de inversión: partiendo de la posición neutra con las piernas estiradas, voltea tu pie hacia adentro desde el tobillo, sostén 15 segundos y regresa a la posición neutral, repite 10 veces.

Ejercicio de eversión: con la misma posición del ejercicio anterior, voltea el pie hacia afuera desde el tobillo hasta el punto donde sientas dolor o no puedas continuar con el movimiento, mantén la posición durante 15 segundos, relaja y repite 10 veces.

Ejercicio del alfabeto: sentado en una silla con la pierna colgando dibuja el alfabeto en el aire dándole movilidad al tobillo como si el lápiz fuera el dedo gordo del pie.

Los ejercicios de dorsiflexión, flexión plantar, inversión y eversión, al realizarlos con una liga para ejercicios que funcione como resistencia al movimiento, sirven también para aumentar la fuerza. Te recomendamos que consultes a los especialistas en medicina del deporte o  en fisioterapia de Abilita para que diseñen un programa de rehabilitación o prevención de esguince de tobillo especial para ti.

En Abilita somos una clínica de rehabilitación física y especialidades médicas con un equipo multidisciplinario de médicos altamente calificados en el diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y prevención de lesiones en el sistema musculoesquelético. Ofrecemos un servicio de primera categoría a un precio altamente competitivo. Vísitanos: para nosotros lo más importante es tu salud.

Posts recientes

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar