Ultrasonido fisioterapia

ultrasonido fisioterapia

Lo que deben conocer sobre el ultrasonido fisioterapia

Aunque parezca un tanto extraño y difícil de creer, uno de los equipos que más se emplean en tratamientos fisioterapéuticos son las máquinas de ultrasonido. Mas, ¿de qué manera pueden funcionar en el ámbito de la fisioterapia? Esta es la pregunta más común que los pacientes hacen a los fisioterapeutas cuando asisten a ellos para recibir algún tratamiento. Dicha pregunta no es para nada fuera de lugar ya que durante la aplicación del ultrasonido no son percibidos efectos físicos importantes, sin embargo, en realidad si los tiene. En comparación con la aplicación de frío o calor, de la que si se perciben inmediatas sensaciones, en la emisión ultrasónica no se aprecian sensaciones, aunque los efectos que proporciona su empleo están corroborados.

Ahora bien, ¿qué son las máquinas de ultrasonido? Se trata de equipos encargados de transmitir ondas mecánicas con frecuencias más altas que las del sonido perceptible para el oído humano. Para su aplicación se requiere un medio físico (en las sesiones terapéuticas entre otras, se emplea el gel de manera estándar) que permita que las ondas se propaguen y transfieran energía (en forma de calor profundo) gracias a la vibraciones mismas de las ondas. Mediante las vibraciones se generan movimientos a nivel celular capaces de optimizar las cicatrizaciones, asimismo, de aumentar la temperatura en la zona donde se aplique el ultrasonido. Su uso es sumamente recomendado ya que en la profundidad del nuestros tejidos hay muy pocos receptores de la energía calorífica, razón por la que los cambios de temperatura que producen las ondas ultrasónicas no se perciben por los pacientes.

Existen algunos aspectos que no está de más señalar en torno a las sesiones de ultrasonido fisioterapia. Uno de ellos es el tiempo de aplicación, el cual está determinado por el cabezal que se emplee (existen diversos diámetros que van desde 1 centímetro hasta 5 cm), asimismo, por las dimensiones del área a tratar o los músculos en donde se requiere la emisión ultrasónica. Generalmente las aplicaciones son muy breves y sólo se realizan durante las primeras sesiones fisioterapéuticas. Esto es debido a que con el ultrasonido se busca respaldar las fases primarias de los procesos de cicatrización (es decir durante la inflamación y la fibroplasia). Sin embargo, hay algunas variaciones a causa de la singularidad de los casos, por ejemplo, el tiempo y tipo de cicatrizaciones. Una vez que los pacientes saben esto, quedan sorprendidos al descubrir que en pocas sesiones y con breves aplicaciones mediante un equipo cómodo y seguro, es posible optimizar en gran medida y reducir el proceso de cicatrización.

Hablemos ahora de cómo actúa el ultrasonido en los tejidos al ser aplicado. Los efectos terapéuticos del ultrasonido son complejos y se determinan por variados factores, entre los que cabe señalar a 3, a saber, la acción térmica, mecánica y la química. Con respecto a la acción térmica, los ultrasonidos emiten energía que termina convirtiéndose en calor, haciendo que aumente la temperatura de los tejidos al ser atravesada la zona tratada por el haz ultrasónico. Esto es debido a las vibraciones de alta frecuencia a las que son sometidas las moléculas de los diversos tejidos, que en constante roce, hacen que la energía mecánica derive en calorífica. Durante una aplicación fija, puede incrementarse la temperatura en cuestión de segundos (aproximadamente 5 en las zonas cercanas y 3 en las lejanas del transductor), además el flujo sanguíneo sustrae calor del área tratada evitando así que se sobre caliente. En las sesiones habituales por deslizamiento, varía de forma continua la temperatura con valores más bajos a la aplicación fija. Cabe mencionar que todos los efectos ventajosos para el organismo generados por la aplicación local de calor son válidos en el ultrasonido fisioterapia, por ejemplo, la radiación infrarroja, las bolsas calientes, etcétera.

ultrasonido fisioterapiaCon respecto a la acción mecánica, queda explicada un poco de manera implícita en el párrafo, más pueden mencionarse mayores detalles. Las ondas ultrasónicas pueden equipararse con vibraciones de ondas que ejercen presión en los diversos tejidos donde se apliquen, de esta forma, éstos se someten a movimientos alternativos, y rítmicos, tanto de presión como de tracción, con lo que se producen micro masajes en a nivel celular y en áreas difíciles de alcanzar mediante tratamientos convencionales. Por último, con respecto a la acción química, puede observarse que en conjunción con las acciones mencionadas, se vuelve más sencilla la difusión de sustancias. Esto es posible gracias a que las ondas ultrasónicas pueden convertir geles en soles y hacer penetrar líquido en coloides.

Dichas acciones tienen consecuencias en nuestro organismo, aunque siempre en función del área a tratar. Entre los efectos del ultrasonido fisioterapia pueden señalarse: el aumento del metabolismo local, con estimulaciones de las capacidades de regeneración tisular y funciones a nivel celular; la vasodilatación del área tratada con hiperemia, así como incremento del flujo de sangre; el aumento de la flexibilidad de aquellos tejidos enriquecidos en colágeno, con una reducción de la rigidez en las articulaciones y de las contracturas; además de efectos espasmolíticos y antiálgico, los cuales, son los de mayor utilidad, en cuanto a indicaciones se refiere.

Con lo dicho anteriormente, se entenderá que el ultrasonido fisioterapia, así como otros aspectos de la fisioterapia, terapias no invasivas que vale la pena conocer. Esperamos que esta publicación haya sido amena, recuerden que si requieren de sesiones terapéuticas en base a ultrasonido, pueden contactarnos, en la clínica Abilita, donde recibirán la mejor atención de la mano de verdaderos profesionales médicos. ¡Gracias por habernos visitado!

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar