Rehabilitacion fisica Rehabilitación física – Abilita

Las lesiones en el sistema musculoesquelético, así como la enfermedades congénitas, adquiridas y crónicas que lo afectan, son bastante comunes. Los músculos, huesos, tendones, ligamentos y articulaciones están expuestos a sufrir diferente tipos de padecimientos que pueden afectarlos tanto temporal como permanentemente.

Para el diagnóstico y tratamiento de lesiones y enfermedades que dañan al sistema que nos permite movilidad y que sostiene nuestro cuerpo es necesario acudir con un especialista, ya sea un ortopedista, traumatólogo o fisiatra, quien se encargará de valorar nuestra condición y de tomar las medidas necesarias para nuestra recuperación. Debido a la relación que existe entre todos los sistemas y aparatos que mantienen a nuestro cuerpo vivo, es posible que para llegar con un especialista que trate las afecciones del sistema musculoesquelético, primero tengamos que pasar a consulta con un médico general o con otros especialistas, quienes trabajando de manera multidisciplinaria, nos podrán brindar una atención integral.

rehabilitacion fisica

Algunas enfermedades, como el reumatismo y los diferentes trastornos reumáticos que existen como artritis, lupus, artrosis y miositis, por mencionar algunos, afectan articulaciones, riñones, huesos, piel, pulmones y al corazón, y son tratados por un especialista en reumatología. Sin embargo, por los problemas en el sistema musculoesquelético que sufren las personas con padecimientos reumáticos, el reumatólogo suele trabajar de la mano de especialistas como traumatólogos y fisioterapeutas para tratar a sus pacientes. Padecimientos como diabetes, ciertos trastornos neurológicos, la fibromialgia, la obesidad e incluso problemas dentales, son atendidos por especialistas en neurología, nutrición y odontología, según sea el caso, y  por médicos especializados en el sistema musculoesquelético.

El diagnóstico y tratamiento de las lesiones y enfermedades que afectan huesos, tendones, articulaciones, ligamentos y músculos, no serían del todo efectivos si los médicos especialistas no ofrecieran a sus pacientes opciones para rehabilitar la parte afectada y prevenir, lesiones y el deterioro prematuro de músculos y huesos por un padecimiento crónico. La rehabilitación comprende todos los procesos que tienen como finalidad permitir al paciente que tiene una discapacidad física temporal o permanente, recuperar, desarrollar y fortalecer sus aptitudes físicas, sensoriales, psicológicas e intelectuales para su reintegración a la sociedad y para que logre tener una buena calidad de vida.

En la rehabilitación de un paciente pueden intervenir diferentes profesionales, desde médicos fisiatras (especializados en la medicina física y rehabilitación) y fisioterapeutas, hasta psicoterapeutas, psiquiatras, terapeutas ocupacionales, terapeutas del lenguaje y trabajadores sociales, entre otros. Lo anterior se hace con la finalidad de que los pacientes tengan una recuperación integral, pues, es bien sabido que una enfermedad o lesión no sólo nos afecta a nivel físico.

Por ejemplo, los deportistas de alto rendimiento, cuando tienen alguna lesión que les impide continuar con su entrenamiento y participar en competencias se ven afectados por el factor físico que les exige guardar reposo y en algunos casos, tener que someterse a cirugías; pero también por el factor psicológico de la lesión, que se relaciona con pensamientos de incertidumbre respecto a si su lesión sanará del todo y de la presión por no poder continuar trabajando, aspectos que pueden generar  ansiedad y cuadros de depresión. Por lo anterior, además de una terapia física se les recomienda recibir atención psicológica, ya que el estado emocional influye en gran medida en el proceso de recuperación.

rehabilitacion fisica

Otro ejemplo es el caso del paciente que presenta una enfermedad crónico degenerativa, que implica el deterioro paulatino de sus capacidades físicas. En su rehabilitación será necesario tomar medidas para que el paciente pueda acoplarse a los cambios de su cuerpo y tener una buena calidad de vida, esto se logra usualmente con ayuda de un fisioterapeuta, un psicólogo y un terapeuta ocupacional que lo ayudará con tareas para integrarse a su vida cotidiana, laboral o académica.

Un programa de rehabilitación, con todos los aspectos que la pueden conformar, se diseña por el médico especialista o por el grupo de especialistas, a partir de las características de la lesión o de la enfermedad y de los intereses del paciente. De este modo, se trazan objetivos específicos para cada caso particular y se pacta un compromiso para seguir el programa y obtener los resultados esperados. Uno de los aspectos más importantes que se aborda al momento de diseñar un programa terapéutico para la recuperación de un paciente que ha sufrido de una lesión, enfermedad o intervención quirúrgica, es la rehabilitación física.

La rehabilitación física, como su nombre lo indica, se enfoca a los aspectos del padecimiento que afectan las capacidades físicas del paciente, como la movilidad. Existen diferentes tipos de programas de este tipo de rehabilitación en los que intervienen distintos especialistas, sin embargo, comúnmente se recomienda a personas con lesiones y enfermedades del sistema musculoesquelético recibir atención de un fisioterapeuta o terapeuta físico que las ayudará a curar, recuperar y desarrollar sus capacidades físicas empleando métodos no farmacológicos.

Un fisioterapeuta hace uso de diferentes técnicas y determinarán cuál o cuáles son las indicadas para tratar a sus pacientes a través de la evaluación de sus capacidades físicas funcionales. Al recibir atención de un profesional en fisioterapia, el paciente puede esperar ser sometido a diferentes pruebas que medirán la fuerza y amplitud de movimiento de sus articulaciones y músculos, con el fin de determinar el nivel de gravedad de su caso y a partir de esto, desarrollar un programa pertinente de rehabilitación física. Entre los medios que utiliza un fisioterapeuta para la rehabilitación de sus pacientes se encuentran:

Agentes físicos.

  • Hidroterapia. Es el tratamiento a través del agua, ya sea por duchas, baños de remolino, compresas y fomentos, lavados, masajes subacuáticos o actividades como la natación.
  • Termoterapia. Es la aplicación de calor en puntos del cuerpo para mejorar el estado de una lesión, puede ser superficial o profunda. En la termoterapia se pueden utilizar compresas calientes, parafina, almohadillas eléctricas, forros térmicos, aire seco, radiación infrarroja, fangoterapia e hidroterapia caliente, entre otras.
  • Crioterapia. Consiste en la aplicación de frío a través de bolsas de hielo, compresas frías, inmersiones en agua helada, aerosoles refrigerantes, hidroterapia en agua fría, masajes con hielo, entre otros.
  • Fototerapia. Trata las lesiones y enfermedades mediante la exposición a luz natural o artificial y puede incluir baños de sol, luz infrarroja y terapia con rayos UV.

En esta categoría se encuentra también el uso de vendas frías y de baños termales.

  • Ultrasonido. Este tipo de terapia reduce el dolor, ayuda a regenerar tejidos y favorece la relajación muscular y consiste en la aplicación de las vibraciones sonoras que caracterizan los ultrasonidos son aplicados, ya sea en frecuencia alta, para poca penetración, o en frecuencia baja, para lograr una alta penetración.
  • Magnetoterapia. Consiste en la aplicación de campos magnéticos de frecuencia e intensidad controlada y su beneficio principal es la estimulación del calcio y colágeno en los huesos.
  • Aplicación de microcorrientes. Esta técnica es conocida también como bioestimulación y a través del uso de corriente eléctrica muy baja favorece la recuperación y regeneración del tejido, aumenta la síntesis de  proteínas, estimula el flujo de sangre y reduce el dolor.
  • TENS. Es una terapia que estimula las fibras nerviosas gruesas y su principal función es analgésica.
  • Electrogimnasia. Estimula los músculos con impulsos eléctricos de baja intensidad para provocar contracciones periódicas en estos y así fortalecerlos y disminuir el tejido adiposo.

Existen además técnicas que utilizan corrientes galvánicas, altos voltajes, láser y corrientes interferenciales.

  • Masaje terapeútico. Incluye diferentes técnicas de masaje que ayudan a estimular la reabsorción de fluidos, la activación de glándulas, mejorar la circulación, aumentar los niveles de oxígeno en la sangre, y disminuir el dolor, entre otros beneficios.
  • Masaje deportivo. Es un tipo de masaje de tipo preventivo que además de apoyar en el tratamiento de lesiones, ayuda a identificarlas. Los masajes deportivos contribuyen a aumentar la capacidad y rendimiento musculares, a aumentar la elasticidad y circulación y a eliminar la fatiga.
  • Drenaje linfático. Es un tratamiento que tiene como objetivo reducir los edemas y contribuye a aumentar la velocidad circulatoria, la permeabilidad capilar y la función del retorno venoso.
  • Criomasaje. Es un tipo de masaje que emplea agentes fríos. Puede ser húmedo, con la aplicación directa de hielo y otros agentes, o seco, con el uso de una toalla que envuelve al agente frío.

rehabilitacion fisica

La masoterapia incluye otro tipo de masajes como masajes faciales, masajes reductivos, masajes con piedras calientes y la técnica de automasaje, empleada principalmente de forma casera.

Ejercicios físicos.

Incluyen ejercicios de fuerza, de velocidad, de resistencia y de elasticidad, que pueden ser estáticos (isométricos) o dinámicos (isotónicos) y realizarse de manera local, regional o global, dependiendo del volumen de masa muscular que participa en el ejercicio.

  • Reeducación muscular. Es una parte del ejercicio que tiene como finalidad recuperar el dominio sobre el músculo lesionado o atrofiado a partir del trabajo en cuatro fases: activación, fortalecimiento, coordinación y resistencia.
  • Kinesioterapia. Terapia basada en el movimiento que tiene como objetivo evitar rigidez articular, mejorar la respuesta muscular y recuperar los rangos de movimiento.

Entre otros tipos de ejercicios de rehabilitación física se encuentra la equinoterapia, la delfinoterapia, aeróbics acuáticos, el método de pilates y técnicas específicas como la Buerguer-Allen, para problemas circulatorios, o la Williams y Reagan, para tratar la lumbalgia, entre otras.

En la clínica de rehabilitación física y especialidades médicas, Abilita, contamos con un equipo de médicos altamente calificados para el diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de las lesiones o enfermedades que estén afectando tu calidad de vida. Si estás buscando un servicio integral y resultados eficaces somos tu mejor opción;  para nosotros lo más importante es tu salud y será un honor atenderte.

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar

whats