Características de la bursitis Características de la bursitis – Abilita
 En Blog

La terapia de rehabilitación es una de las medidas adoptadas para el tratamiento y recuperación de diferentes padecimientos, ya sea tratados por vías conservadoras o a través de una intervención quirúrgica. Uno de los casos en que se indica la terapia es la bursitis, un trastorno doloroso que afecta las bolsas sinoviales que se encuentran en las articulaciones para amortiguar el movimiento entre huesos, tendones y músculos. Para que conozcan más acerca de este trastorno que afecta tanto a deportistas como a personas que realizan actividades cotidianas que suponen esfuerzos repetitivos vamos a comentarles sus puntos más importante.

La bursitis es un trastorno que ocasiona la inflamación de las bolsas sinoviales y ocurre con más frecuencia en el hombro, el codo y la cadera, pero también se da en la rodilla, el talón y la base del dedo gordo del pie, es decir, articulaciones que hacen con mucha frecuencia movimientos repetitivos. El tratamiento generalmente implica el reposo de la articulación afectarla protegerla de más lesiones, pero en caso de que esto no sea suficiente se debe optar por otro tipo de tratamiento.

Síntomas

La articulación afectada por la bursitis puede doler, especialmente al moverla o ejercer presión, sentirse rígida o verse inflamada y enrojecida. En caso de que el dolor sea incapacitante, se presente inflamación excesiva, hematomas o una erupción cutánea en la parte afectada, un dolor agudo o punzante o fiebre, se recomienda consultar a un médico inmediatamente para que se encargue del diagnóstico e indique el tratamiento más adecuado.

Causas

Como ya mencionamos, lo más común es que la bursitis sea ocasionada por movimientos repetitivos, pero también puede darse por adoptar posiciones que ejercen presión en las bolsas sinoviales de la articulación. Ejemplos de esto es levantar un objeto por encima de la cabeza muchas veces, lanzar una pelota de béisbol, pasar mucho tiempo de rodillas o apoyarse sobre los codos por largos períodos. Los traumatismos en las articulaciones, la artritis reumatoide, la gota y otras afecciones también pueden estar asociadas con este trastorno inflamatorio.

Diagnóstico

El médico generalmente puede diagnosticar la bursitis a través de la historia clínica y con una exploración física. Sin embargo, en algunos casos pueden requerirse de pruebas de diagnóstico por imágenes, como rayos X, ecografías o resonancias magnéticas empleadas principalmente para identificar la causa del trastorno. Los análisis de sangre o del líquido de la bolsa sinovial inflamada también ayuda en la detección del dolor e inflamación.

Tratamiento

Por lo regular la bursitis suele mejorar por sí sola al adoptar medidas conservadoras como descansar, aplicar hielo y usar analgésicos que permitan aliviar las molestias. En caso de que esto no sea suficiente es posible que se necesite de medicamentos antibióticos, inyecciones de corticoesteroides en la bolsa sinovial afectada, el uso de dispositivos de asistencia temporal, como un bastón para aliviar la presión en la zona afectada. La terapia física y rehabilitación también es de gran ayuda a través de ejercicios que fortalezcan los músculos de la zona afectada para el alivio del dolor y prevenir la reaparición del problema.

En ciertos casos se puede requerir de una cirugía para drenar la bolsa sinovial inflamada. Es importante considerar que la cirugía tiene como finalidad retirar el exceso de líquido y no para extirpar la bolsa afectada, lo que puede hacerse, pero son muy extraños los casos en que esto es necesario. Después de cualquier tratamiento la terapia de rehabilitación es sumamente importante para una buena recuperación y reducir los riesgos de reincidencias.

Recomendaciones de cuidado en casa

El médico y fisioterapeuta les pueden indicar medidas para aliviar el dolor generado por la bursitis como reposar y evitar hacer uso excesivo de la zona afectada, aplicar hielo para reducir la inflamación durante las primeras 48 horas después de identificar los síntomas. La aplicación de calor seco o húmedo ya sea con compresas o con un baño caliente también son de ayuda, así como el uso de analgésicos de venta libre para calmar el dolor o reducir la inflamación, los que pueden ser administrados vía oral o tópica. En los pacientes con bursitis en rodillas se les sugiere colocarse una almohada pequeña entre las piernas al dormir para protegerlas.

Prevención

A pesar de que no todos los tipos de bursitis pueden prevenirse, sí existen algunas medidas que permiten reducir los riesgos y la gravedad de la inflamación. En general estas consisten en modificar la forma en que se llevan a cabo algunas actividades. Si tienen un pasatiempo o trabajo que consiste en pasar mucho tiempo sobre las rodillas, usar rodilleras o un tipo de almohadilla para reducir la presión es una excelente opción; al levantar objetos lo mejor es aplicar la técnica correcta que consiste en flexionar las rodillas. Para mover cargas pesadas lo mejor es emplear una carretilla y no cargarlas para evitar un exceso de esfuerzo en las bolsas sinoviales de los hombros.

Tomar descansos frecuentes al hacer tareas repetitivas, mantener un peso saludable para evitar grandes presiones sobre las articulaciones, calentar y estirar correctamente antes de hacer actividades extenuantes también contribuye. De igual manera les recomendamos hacer ejercicios para fortalecer los músculos que soportan las articulaciones afectadas y para ello pueden consultar a un especialista en terapia física que les ayude a diseñar programas especiales para tener una mejor preparación y cuidado de su cuerpo.

Les recordamos que en el archivo de blog de Abilita encontrarán más información acerca de este y otro tipo de trastornos, lesiones y padecimientos que afectan al sistema musculoesquelético, sus signos y síntomas, modo de diagnóstico y tratamiento. También podrán encontrar recomendaciones de fisioterapia para su prevención a través de ejercicios de fortalecimiento muscular y elasticidad para tener un cuerpo más fuerte y mejor preparado para la práctica de actividades físicas y deportivas.

Si buscan terapia de rehabilitación para un caso de bursitis, los servicios de Abilita son una excelente opción. Con un equipo de profesionales con amplia experiencia y las mejores instalaciones, les brindaremos servicios de primera categoría. Para solicitar información detallada o agendar una cita contáctenos a los teléfonos (55)4623 8329 o (55) 3705 6245 con gusto los atenderemos.

Posts recientes

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar

whats