La importancia de los huesos y la ortopedia La importancia de los huesos y la ortopedia – Abilita
 En Blog

Los huesos juegan un papel importante en la función general de tu cuerpo. Proporcionan un marco para tu cuerpo, protegen a los órganos vitales, como tu corazón, e incluso producen sangre que es utilizada por todos tus sistemas. Por ello, es sólo lógico que debas hacer un esfuerzo por cuidarlos. La ortopedia te ayuda en este objetivo.

Cuando caminas o corres, es porque tus huesos y músculos trabajan juntos. Si no tuviéramos huesos en nuestros cuerpos, simplemente colapsaríamos como una gran bola de gelatina. Si tocas tu pecho, sientes que el esternón protege las estructuras subyacentes, como el corazón y los pulmones. Corre tus manos por tu espalda y sentirás tu columna vertebral que te brinda apoyo. La columna vertebral o las vértebras te permiten pararte y proteger la médula espinal, que es parte del sistema nervioso. Cuando se daña la médula espinal, las personas a menudo se paralizan o pierden la función en alguna parte de sus cuerpos, por lo que proteger esta estructura es muy importante.

Los huesos en tu brazo, antebrazo, pierna, manos y pies se sienten fácilmente. El esqueleto adulto tiene 206 huesos, pero en realidad nacemos con más que eso. Los huesos son tejidos vivos que crecen con tu cuerpo. Los huesos están compuestos de fosfato de calcio (CaPO3). Toman nutrientes de tu sangre para ayudar a construir tu esqueleto.

La afirmación de que la leche produce huesos fuertes se refiere a la mayor cantidad de iones de calcio (Ca +) disponibles para la formación de hueso. Cuando naces hay varios huesos que eventualmente se conectan a medida que creces. Un buen ejemplo de esto es el cráneo. El cráneo protege el cerebro y está hecho de secciones óseas más pequeñas que se fusionan a medida que envejecemos. Si sientes la cabeza de un bebé después del nacimiento, las divisiones entre los huesos pueden sentirse.

Los huesos están hechos de proteínas y minerales y son increíblemente fuertes para soportar todo el peso de tu cuerpo. Si cortas un hueso y miras el interior, notarás que los huesos no son sólidos, sino esencialmente huecos. Esto permite una vía de los vasos sanguíneos para traer nutrientes dentro y fuera. Hay una estructura similar a una malla dentro de un hueso y esto se llama médula. Si tuvieras que examinar microscópicamente la médula ósea de un ser humano, encontrarías muchas células sanguíneas.

Una de las funciones de la médula ósea es la producción de células sanguíneas. En diferentes momentos durante tu crecimiento, se hizo sangre en varias ubicaciones dentro del sistema esquelético. Pero a medida que envejeces, la mayoría de las células se fabrican en los huesos largos de tu cuerpo y en tu pelvis.

Los huesos se pueden clasificar por su forma. Esto ayuda a los médicos de ortopedia a identificar huesos, pero también ayuda a los científicos forenses y arqueólogos a identificar huesos diferentes cuando falta un esqueleto completo.

Existen cuatro tipos principales de huesos, que incluyen huesos largos, cortos, planos e irregulares. El esqueleto se divide en dos grupos: apendicular y axial. La apendicular incluye todas las extremidades como la pierna y los brazos. Se puede dividir en las extremidades superiores e inferiores. Las extremidades inferiores incluyen los huesos de las piernas que están unidos al esqueleto axial por la pelvis. El esqueleto axial forma el eje central del cuerpo y está compuesto por el cráneo, la columna vertebral, el esternón y las costillas. La mayoría de nuestros órganos importantes están protegidos por el esqueleto axial.

Los huesos largos son aquellos que son mucho más largos que anchos. Se pueden encontrar ejemplos de estos tipos de huesos en los brazos, las piernas, los dedos de las manos y los pies. Los huesos largos no son rectos sino curvados, lo que le da fuerza al hueso. Estos huesos están involucrados en la locomoción y ayudan a que sus extremidades actúen como una palanca y soporten el peso del tronco de tu cuerpo.

Los huesos cortos son casi tan altos como anchos y se parecen a un cubo. Se pueden encontrar ejemplos de estos huesos en tu muñeca y tobillo. Por lo general, se encuentran en porciones del esqueleto que se utilizan para la rotación y la fuerza, como la mano. Los huesos comprimidos y cortos están unidos por ligamentos para ayudar a crear movimiento.  Un hueso sesamoideo es un tipo especial de hueso corto, generalmente pequeño, pero son únicos ya que se encuentran dentro de un tendón. Un ejemplo de hueso sesamoideo es tu rótula.

Los huesos planos son placas anchas y planas cuya función es proteger los órganos y tejidos blandos. La superficie de los huesos también se usa como accesorio para los músculos. Los ejemplos incluyen la parte superior y lateral del cráneo, el esternón, los omoplatos y las costillas.

Los huesos irregulares o huesos mixtos no tienen forma definida. La función de los huesos irregulares depende del hueso. Por ejemplo, en el cráneo, la estructura de la mandíbula inferior es irregular y no tiene otra contraparte en el resto del esqueleto. Otros ejemplos incluyen el sacro y la columna vertebral.

El cuerpo humano es una máquina compleja que funciona con éxito solo cuando todos los sistemas que la alimentan funcionan en armonía. Uno de los sistemas más sorprendentes dentro del cuerpo humano es el sistema musculoesquelético.

Este sistema es responsable de cada movimiento que realiza un individuo, desde elevar un brazo hasta tareas más complejas como correr a toda velocidad, saltar y aterrizar exitosamente sobre los pies. Cuando algo va mal con el sistema musculoesquelético, el rango de movimiento o la capacidad de movimiento de un individuo se puede reducir drásticamente. Cuando esto sucede, las personas deben buscar atención de la ortopedia.

El campo de la medicina conocido como atención ortopédica se ocupa de prevenir, reconocer y tratar lesiones, enfermedades y dolencias que afectan el sistema musculoesquelético del cuerpo. Este sistema no sólo consiste en huesos sino también en músculos, tendones, ligamentos y otros tejidos conectivos que permiten a un ser humano levantar un brazo, atravesar una pelota o correr por la calle.

La ortopedia se puede aplicar tanto de forma no quirúrgica como quirúrgica para tratar una amplia gama de dolencias que afectan el sistema musculoesquelético. Algunos de los problemas comunes de atención ortopédica en un individuo incluyen:

  • Trauma musculoesquelético
  • Lesiones deportivas
  • Enfermedades degenerativas
  • Infecciones
  • Tumores
  • Desorden congénito

El cuidado ortopédico está diseñado para abordar una amplia gama de dolencias que pueden afectar el sistema musculoesquelético. Como tal, también hay una gran cantidad de enfoques para corregir las dolencias que obstaculizan la capacidad de un individuo de moverse libremente y experimentar una mejor calidad de vida. Algunas de las técnicas utilizadas para tratar dolencias musculoesqueléticas a través de la atención ortopédica incluyen, entre otras, las siguientes:

  • Tracción
  • Férulas
  • Procedimientos no quirúrgicos (masaje de tejido profundo)

Procedimientos quirúrgicos (como reparación de ligamentos)

Posts recientes

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar

whats