Por qué debes acudir con el traumatologo y no ignorar el dolor Por qué debes acudir con el traumatologo y no ignorar el dolor – Abilita
 En Blog

A menudo, el dolor en cualquier parte del cuerpo puede ser leve para empezar y la mayoría de nosotros tiende a pasarlo por alto, a llevarlo al fondo de nuestras mentes o a pensar que es por el ejercicio, la edad o el desgaste normal. Sin embargo, es importante no ignorarlo y consultar especialistas como un traumatólogo, si el dolor es musculoesquelético. A continuación te decimos por qué.

Desafortunadamente,  ignorar el dolor significa que a menudo no hacemos nada al respecto hasta más tarde, cuando los síntomas son generalmente peores y el problema subyacente es más difícil de tratar.

Los expertos dicen que algunas personas obtienen un diagnóstico incorrecto de su médico. Otros nunca buscan ayuda porque simplemente se acostumbran al dolor. O suponen que el dolor es inevitable, como las canas grises, y no se molestan en luchar contra él. Pero nunca debes conformarte con el dolor crónico. No deberías tener que hacerlo. El dolor es la alerta roja del cuerpo, así que siempre debes escucharlo. Aunque el tratamiento del dolor es una vez más una ocurrencia tardía, ya que los médicos se centran solo en tratar la causa subyacente, el control del dolor se está convirtiendo en una parte importante de la atención médica. En otras palabras, el dolor no es solo un síntoma de otra cosa: es una condición que debe tratarse.

¿Qué es el dolor crónico?

Cualquier dolor que dura más de tres a seis meses se considera crónico. Los tipos de dolor más comunes son:

  • Migrañas y otros dolores de cabeza
  • Dolor lumbar
  • Dolor en las articulaciones y rigidez por artritis y otras afecciones
  • Otra causa común del dolor crónico es el dolor nervioso, el resultado de afecciones como la diabetes y el herpes zóster.

Los efectos del dolor crónico varían de menor a catastrófico. El dolor crónico es mucho más que solo la sensación de dolor. Se filtra en el resto de tu vida. Puede mantenerte despierto por la noche, dejándote exhausto. Interrumpe tu vida familiar. Puede afectar tu trabajo, o incluso evitar que trabajes.

Idealmente, el dolor debe sentirse brevemente. Ese escozor, dolor o palpitación envía mensajes útiles, como «Suelta esa manija al rojo vivo» o «Quita la mano del nido de avispas». Después de un tiempo, desaparece.

Pero algunos tipos de dolor no. Todo lo que se necesita es una lesión que no cicatriza correctamente, deterioro de las articulaciones o daño a los nervios, y el sistema de señalización del dolor se descompone. Tu dolor ya no te está dando un mensaje útil, solo duele. Si tienes dolor crónico, tus instintos intestinales pueden funcionar en tu contra. Si te duele la rodilla cuando caminas, naturalmente quieres caminar menos. Pero si caminas menos, tus músculos pueden debilitarse. La fatiga que acompaña al dolor puede inmovilizarte, causar aumento de peso y empeorar la salud física. A veces, hacer ejercicio a través del dolor crónico, bajo la supervisión de un médico, por supuesto, es la única forma de disminuirlo.

¿Por qué las personas experimentan el dolor de manera diferente?

El dolor es real y es físico, no hay duda de eso. Pero el dolor se mide y es específico para una persona en función de la percepción que tiene esa persona del dolor, y es por eso que el dolor de cada persona es diferente. Lo que el cerebro percibe es indiscutiblemente modificable por las emociones.

Eso significa que las personas que tienen miedo al dolor, a la depresión o a la ansiedad pueden experimentar dolor de manera diferente, y tal vez más severa, que alguien que tiene dolor pero que no está experimentando esas otras emociones.

Manejo del dolor: tratamiento de mente y cuerpo

Por lo general, desde el punto de vista médico, un traumatólogo se enfatiza la importancia de abordar el dolor tanto física como emocionalmente y dirigirse a las personas como seres humanos completos. Así que aunque los medicamentos para el dolor crónico pueden ser efectivos e importantes para el manejo del dolor para muchas personas, no es la única herramienta disponible cuando se trata de tratamiento del dolor, y no debe ser la única herramienta que se usa.

Otra forma de disminuir el dolor es sin duda alguna con medicamento, pero eso usualmente funciona sólo por ciertas temporadas y con frecuencia resulta más contraproducente como solución temporal, puesto que no se vuelve realmente en un tratamiento definitivo sino una dependencia ambulatoria.

Medicamentos. Hay muchos medicamentos que se recetan para el dolor. Los opiáceos (narcóticos) y las benzodiacepinas pueden no ser las mejores opciones. Esos tratamientos tienen sus propios problemas y no existen buenos estudios sobre el uso de opioides durante largos períodos de tiempo para el tratamiento del dolor crónico. Los tipos de medicamentos contra el dolor crónico utilizados incluyen:

  • AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos), que incluyen ibuprofeno, naproxeno y aspirina
  • Acetaminofén (Tylenol)
  • Antidepresivos, que pueden mejorar el sueño y aliviar el dolor
  • Medicamentos anticonvulsivos, que pueden ser efectivos en el tratamiento del dolor relacionado con daño o lesión nerviosa
  • Esteroides, como la dexametasona y la prednisona, para aliviar la inflamación y el dolor

Terapia. La terapia puede estar dirigida a la mente y el cuerpo. La fisioterapia, dentro de la ortopedia, es una parte muy importante de cualquier programa de control del dolor. El dolor puede empeorar con ejercicios que no se realizan correctamente (o que se interpretan incorrectamente como dolor en lugar de uso excesivo), y un fisioterapeuta puede adaptar el régimen de ejercicio adecuado para ti.

El ejercicio adecuado aumenta lentamente tu tolerancia y reduce tu dolor; no terminará excediéndote y rindiéndote porque duele. La terapia cognitivo-conductual permite que las personas aprendan y comprendan mejor de qué es el dolor y qué pueden hacer al respecto. Esta terapia realmente trata de comprender el papel del dolor en tu vida y lo que realmente significa para ti.

Otras opciones de manejo del dolor

Una variedad de enfoques y modalidades pueden ayudarte a manejar tanto las partes físicas como las emocionales del dolor:

  • Terapia TENS (estimulación eléctrica nerviosa transcutánea)
  • Meditación
  • Técnicas de relajación
  • Imágenes visuales, tan simples como imaginar una escena pacífica, por ejemplo Biofeedback, que enseña el control sobre la tensión muscular, la temperatura, la frecuencia cardíaca y más
  • Terapia de calor y frío
  • Manipulación y masaje

El resultado final: busca ayuda para tu dolor tan pronto como se convierta en un problema en tu vida. No tenemos vidas garantizadas sin dolor pero cuando el dolor crónico comienza a destruir tu capacidad de funcionar en el mundo, entonces es un problema que debe abordarse. Acude con un traumatólogo si tu situación es crítica y se siente en el sistema musculoesquelético.

Posts recientes

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar

whats