Edema óseo: síntomas, diagnóstico y tratamiento Edema óseo: síntomas, diagnóstico y tratamiento – Abilita
 En Blog

Tras un golpe, accidente o cualquier otro tipo de traumatismo musculoesquelético aparecen los edemas, que son inflamaciones por acumulación de líquido en el espacio intercelular, es decir, hinchazón que el traumatólogo en CDMX no solo identifica como parte de un proceso diagnóstico relacionado con su especialidad, sino que puede ser un signo clínico de otras patologías, por lo que es necesaria atención multidisciplinaria.

Entonces, ¿por qué se producen los edemas? Las causas más comunes responden a traumatismos, la inflamación resultante de un golpe, esguince, fractura, una rotura de fibras, entre otros procesos traumatológicos, incluyendo una cirugía. También hay que tener en cuenta las alteraciones vasculares, que constituyen un problema del sistema venoso y linfático y son más comunes, por ejemplo, si padecen varices, disfunciones de las válvulas venosas u obstrucción de vasos linfáticos. Además, los edemas generalizados también son recurrentes y se pueden apreciar en todo el cuerpo como consecuencia de enfermedades sistémicas de origen renal, hepático o cardíaco, como la preeclampsia en el embarazo.

¿Qué es el edema óseo?

Ahora, si el proceso inflamatorio está relacionado con una condición de los huesos, pueden acceder al conjunto de especialidades y servicios de nuestra clínica de rehabilitación para hallar una solución que resulte efectiva. El edema óseo consiste en un patrón de imagen visible a través de resonancia magnética, caracterizado por una señal en la zona medular.

Su contorno, que suele ser irregular e impreciso, se observa relativamente homogéneo hipointenso en T1 o hipertenso en saturación grasa T2. En estos casos, el hallazgo obliga al profesional médico a distinguir entre dos posibles escenarios, que vendrían a ser las lesiones reversibles, como el síndrome de edema óseo transitorio y las lesiones irreversibles, por ejemplo, osteonecrosis, provocada por falta de riego sanguíneo en las articulaciones.

¿Cómo se diagnostica?

El edema óseo es una inflamación producida por hinchazón en la zona medular del hueso, el interior de la estructura ósea, que es trabecular o esponjosa. Tengan presente que el hueso contiene vasos sanguíneos que, ante un traumatismo, pueden responder y provocar sangrado interno. En casos particulares, cuando el líquido no se reabsorbe y el cuadro sintomatológico del edema se prolonga, puede desembocar en una osteonecrosis. De ahí la importancia de acudir a consulta con el traumatólogo en CDMX.

En su etiología, el edema a nivel del hueso es propio de cualquier proceso inflamatorio que afecta a la médula, no significa que haya una condición más grave de manera subyacente. Por ejemplo, el edema puede presentarse por microtraumatismos o sobrecargas, contusiones, fracturas, lesiones osteocondrales, infecciones, lesiones de cartílago, lesiones subcondrales de estrés o de insuficiencia, trastornos mieloproliferativos, osteoartritis o edema óseo idiopático, que implica un desconocimiento total del origen de la inflamación. En cualquier caso, el síntoma inicial del edema es el dolor localizado y continuo, que se exacerba cuando practican actividad física o hacer esfuerzos en su cotidianidad, reposando de manera abrupta. Cuando persiste el edema, es frecuente que las molestias se manifiesten estando en descanso, aun durante la noche, generando insomnio.

Los especialistas en traumatología de Abilita recomiendan la resonancia magnética para estudiar las posibles alteraciones en la médula ósea, debido a que se trata de un estudio por imagen muy fiable y sensible. Su duración no excede los veinte minutos, es indoloro y muy preciso para valorar el tamaño y la extensión del edema. Gracias a los resultados obtenidos es sencillo realizar un control evolutivo y determinar la línea terapéutica a seguir.

¿En qué consiste el tratamiento?

En las fases iniciales del edema óseo, el tratamiento consiste en reposo y descarga del estrés mecánico para aliviar los síntomas agudos. El traumatólogo en CDMX también puede considerar viable la prescripción de fármacos como analgésicos, vitamina D, bifosfonatos, teriparatida e iloprost. Sin embargo, en fases posteriores podría ser necesario complementar con varias sesiones de fisioterapia, como uso de compresas, que están destinadas a reducir los edemas inflamatorios, tratamiento con parafina o ultrasonido.

Agenden su cita de valoración

En Abilita somos una clínica especializada en rehabilitación, conformada por un equipo integral de especialistas en fisioterapia, ortopedia y traumatólogo en CDMX. Pueden agendar una consulta a través de nuestro chat en vivo, llamando al teléfono +5546238329 o escribiendo a la dirección de correo electrónico recepcionabilita@gmail.com.

Posts recientes

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar

whats