Las técnicas de rehabilitación más utilizadas en la fisioterapia Las técnicas de rehabilitación más utilizadas en la fisioterapia – Abilita
 En Blog

El uso de la fisioterapia es una de las prácticas más importantes para un proceso de rehabilitación posterior a una intervención quirúrgica, si se ha sufrido un accidente traumático que provocó una lesión o una enfermedad que afecte el sistema musculo esquelético, ya sea congénita o degenerativa. Esta práctica se conforma por una amplia variedad de técnicas que se adaptan a cada paciente, su padecimiento y las necesidades de rehabilitación.

Estas técnicas fisioterapéuticas, al igual que todo proceso de rehabilitación, tienen el fin de recuperar y/o mejorar la funcionalidad de una estructura musculo esquelética alterada, con el fin de restablecer su estado habitual o de mantener un estado saludable, en caso de los pacientes que sufren de una enfermedad degenerativa crónica o congénito-degenerativa y tienen un movimiento limitado.

Tipos de técnicas fisioterapéuticas y cuándo se aplican

Las lesiones en las partes blandas del sistema musculo esquelético, como los esguinces de ligamentos, roturas musculares, tendinitis por sobreesfuerzo, entre otras; o en las partes duras, como las fracturas y fisuras óseas, son muy comunes en accidentes traumáticos, si se realizan actividades de riesgo o si se practica ejercicio de manera extenuante.

Dependiendo el nivel de la lesión, en muchas ocasiones sólo con reposo sanará después de algunos días, pero en otras ocasiones requiere de tratamientos más avanzados, incluso una intervención quirúrgica. Después de este tipo de tratamientos es necesario tener una fisioterapia. Los fisioterapeutas, que son los encargados de supervisar las fisioterapias, hacen una evaluación del padecimiento y la limitación que se ha generado después del tratamiento inicial, para determinar qué técnica es la mejor para ayudarlos en su recuperación, además de una serie de ejercicios físicos que les ayudarán a recuperar la fuerza, elasticidad y reflejos de la región donde se localiza la lesión, las técnicas que más frecuentemente se utilizan y tienen los mejores resultados son:

  • La crioterapia

Consiste en la aplicación de frío en la zona afectada. Esta técnica se suele aplicar justo después de una lesión en fase aguda, si es que no requiere de una intervención quirúrgica u otro tipo de tratamiento. Su objetivo es evitar la inflamación de los tejidos lesionados. También es aplicada en los procesos de rehabilitación ya que actúa con sedante, disminuyendo el dolor.

La aplicación del frio debe llevarse a cabo en diferentes lapsos que van de 10 a 20 minutos para después dejar descansar la zona entre 60 y 90 minutos. El frío no debe aplicarse directamente sobre la piel, ya que puede provocar alguna quemadura, por lo que se recomienda envolverlo en un paño, toalla o bolsa. La aplicación debe ser justo encima de la zona afectada.

  • La electroterapia

Esta técnica consiste en la aplicación de estímulos físicos generados por una corriente eléctrica, que consigue desencadenar una respuesta fisiológica, que provoca un efecto terapéutico. Para aplicarla se pueden utilizar una gran variedad de dispositivos, como los electroestimuladores musculares (EMS) que tienen dos funciones: el programa TENS y los programas para evitar la atrofia muscular y ganar fuerza.

El TENS (siglas de Transcutaneous electrical nerve stimulation) es un programa de baja frecuencia cuya función principal es disminuir el dolor de una zona determinada. Los programas de estimulación muscular sirven para recuperar la capacidad contráctil del músculo que tiene disminuida su fuerza, derivada por una lesión o periodo de inactividad, usados muy comúnmente en las personas con un alto nivel o total discapacidad motora.

  • La ultrasonoterapia

Se hace mediante equipos de ultrasonido, que generan vibraciones sonoras superiores a los 20’000 Hz. El ultrasonido se utiliza para el tratamiento de partes blandas en padecimientos como reabsorción de edemas, lesiones ligamentosas, tendinitis, capsulitis, lumbalgias, ciáticas, ente otros.

Puede ser utilizado de dos formas: pulsado o continuo. Las aplicaciones pulsadas tienen un efecto térmico profundo, las continuas están indicadas en procesos inflamatorios.

  • La termoterapia

Consiste en la aplicación de calor en diferentes grados. Su aplicación puede ser superficial o profunda, dependiendo el tipo de lesión y que tan avanzada esté. Entre sus beneficios se encuentra el aumento del flujo sanguíneo, lo que aumenta los niveles de oxígeno y nutrientes a la zona tratada; también tiene efectos relajantes, acelera la regeneración de tejidos y favorece a la disminución del dolor.

  • La cinesiterapia

Es uno de los pilares de la fisioterapia. El tratamiento se realiza a través del movimiento. Esta técnica se divide en dos partes: cinesiterapia pasiva y cinesiterapia activa. En la cinesiterapia pasiva el paciente no participa voluntariamente en el movimiento, se utiliza para estimular los tejidos afectados por una patología que incapacita al paciente para su realización voluntaria y ayuda a mejorar la amplitud de movimiento de las articulaciones afectadas. Al ser aplicada de forma continua previene las atrofias musculares, aumenta el riego sanguíneo y agiliza en proceso de recuperación.

Por su parte en la cinesiterapia activa, el paciente puede realizarla por sí solo y se divide en varias partes: activa asistida, donde se realiza el movimiento ayudando por algún material como pueden ser poleas o gomas elásticas, activa libre donde se realiza el movimiento sin ayuda ninguna, y activa resistida donde se debe vencer una resistencia externa, que puede ser aplicada por el fisioterapeuta o por algún otro elemento como pueden ser gomas elásticas o pesos.

Todas estas técnicas deben ser supervisadas por un especialista, con la excepción de que se recomiende su uso en casa, aunque en ese caso deben seguirse todas las indicaciones. Asimismo, es importante respetar los tiempos de recuperación que se establecen con la fisioterapia y aplicar las técnicas propuestas por el fisioterapeuta de manera correcta y segura.

Si se están recuperando de una lesión y su médico de cabecera los ha canalizado con un fisioterapeuta, pueden asistir con los especialistas de Abilita, somos un centro de rehabilitación integral motora, en donde cualquier paciente que haya sufrido de un proceso patológico, ya sea una lesión o un padecimiento congénito, que necesite de una recuperación funcional recibirá servicio médico profesional y de calidad.

Contamos con los servicios de ortopedia y traumatología, medicina física y de rehabilitación, y terapias físicas. Nuestras instalaciones están equipadas con las mejores y más modernas herramientas para la fisioterapia, además tenemos un equipo médico multidisciplinario altamente calificado, atención personalizada y un servicio integral. Comuníquense con nosotros para más información o visítennos en nuestras instalaciones, donde con gusto los atenderemos.

Posts recientes

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar

whats