Lesiones en el tendón de Aquiles que deben ser tratadas por un traumatólogo Lesiones en el tendón de Aquiles que deben ser tratadas por un traumatólogo – Abilita
 En Blog

En tendón de Aquiles es el más potente del cuerpo humano, ya que se encarga se sostener el peso total del cuerpo, siendo su función principal la flexión plantar del tobillo que impulsa la marcha cuando caminamos, corremos o saltamos, por lo que soporta fuerzas de hasta diez veces nuestro peso corporal.

Sin embargo debido al estrés al que es sometido, este tendón corre el riesgo de dañarse a consecuencia de las actividades a las que es sometido, siendo vital la consulta con un traumatólogo para su tratamiento.

El tendón calcáneo o de Aquiles es un grupo de tejidos que conectan los músculos de las piernas con los huesos del talón y puede lesionarse o incluso romperse, causando un enorme dolor; estas lesiones con frecuencia se producen debido al desgaste acumulativo, por lo que es muy común en los deportistas; las lesiones más comunes son:

  • Tendinosis o tendinitis. Conocidas como tendinopatías, se relacionan con el uso excesivo o sobreuso debido a la práctica de deportes que involucran correr y saltar con frecuencia, pero también es común en personas sedentarias con obesidad; se caracteriza por la rigidez y/o dolor en el tendón, que va haciéndose más intenso de forma gradual.
  • Es un tipo de inflamación de los tejidos que rodean al tendón y que suele verse casi a simple vista en la parte posterior del talón.
  • Rotura o desgarro. Ya sea totales o parciales, pueden ser agudas e incapacitantes y requerir un tratamiento con cirugía. Usualmente este tendón se rompe de forma completa y brusca, provocando un dolor intenso y agudo, como si hubiera recibido una patada fuerte; en ocasiones incluso se puede escuchar el desgarre del tendón. Tras la rotura, es casi imposible caminar, por lo que se requiere asistir de emergencia con el traumatólogo para recibir tratamiento inmediato, que alivie el dolor y repare el tendón.

Muchas personas que se lesionan el tendón calcáneo no tenían molestias previas, si bien es común en los deportistas es más común en quienes no practican un programa de fortalecimiento y estiramientos. En las personas sedentarias o con sobrepeso (los diabéticos también tienden a sufrir este tipo de lesiones), suelen lesionarse al dar pasos o saltos bruscos, así como al bailar o realizar actividades a las que no se está acostumbrado.

En caso de una lesión o rotura, el traumatólogo puede realizar el diagnóstico con la historia del paciente y por medio de la exploración física, puede ser necesario realizar una ecografía o una resonancia magnética para conocer el estado real del tendón y determinar así el tratamiento más oportuno, que puede ser el uso de productos ortopédicos como botas, férulas u órtesis para inmovilizar las articulaciones de la tibia, el tarso, el tobillo y la flexo-extensora con el fin de reducir la carga impuesta al talón al tener contacto con el piso durante la marcha. Posteriormente se recomiendan las terapias de rehabilitación, con el fin de que el paciente recobre el movimiento y la fuerza en el tendón.

En caso de una rotura total o parcial, la cirugía es el tratamiento que conlleva los resultados más satisfactorios, en algunas salas de urgencias se realizan cirugías percutáneas, con una incisión quirúrgica más pequeña, sin embargo estas cirugías requieren de una inmovilización de alrededor de seis semanas y posterior rehabilitación, por lo que puede suponer una pausa temporal en la práctica deportiva. En los deportistas jóvenes, el desgarro del tendón de Aquiles no es una lesión frecuente, ya que se produce con mayor frecuencia en adultos mayores de 30 años, en los que las condiciones de vascularización del tendón ya no son óptimas; sin embargo puede ocurrir en deportistas jóvenes y encontrarse relacionado con condiciones de predisposición a la rotura, como la desviación anatómica de los ejes del tobillo que provoquen la tracción anormal en el talón, pero también la aplicación de corticoides, la mala postura y malos gestos repetidos son causas frecuentes de lesiones en jóvenes.

Ya que las causas más frecuentes de las lesiones en los tendones son las contracciones bruscas, se recomienda realizar estiramientos previos y posteriores a la práctica deportiva, además estos ejercicios son muy útiles para mejorar la postura del cuerpo; hay que considerar que el tendón de Aquiles es biarticular, pues une la rodilla y el tobillo en un movimiento sincronizado, que exige la relajación en un extremo y la contracción en otro. Cuando nos impulsamos durante la marcha o el salto utilizamos el apoyo en la cabeza de los metatarsianos, que lleva a una flexión de la planta del pie y a la extensión de rodilla, y una descoordinación motora puede provocar que una contracción brusca que lesione al tendón al llevarlo más allá de sus límites de elasticidad.

En algunos deportes el riesgo de lesiones en el tendón de Aquiles es más alto, como en el esquí debido a la compresión de la bota, en el basquetbol debido a la carrera y saltos de la práctica deportiva, y en los deportes de contacto debido a los golpes y caídas durante el juego.

Sufrir una lesión en el tendón calcáneo o de Aquiles puede ser muy doloroso y requerir de una consulta de emergencia para el diagnóstico y reparación inmediata del daño, con el fin de aliviar el dolor y recuperar el movimiento lo más pronto posible; si sufres de dolor en el talón o de una lesión en este tendón, visita a tu traumatólogo de confianza, quien se encuentra en nuestra clínica Abilita; si aún no nos conoces, visita nuestra página web y nuestras instalaciones.

Posts recientes

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar

whats