Centro de rehabilitación para la artritis Centro de rehabilitación para la artritis – Abilita
 En Blog

La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria sistémica crónica que afecta las articulaciones del cuerpo. En los últimos años las personas han acudido al centro de rehabilitación para notar una mejoría en su salud. En Abilita les ofrecemos un servicio óptimo e integral porque nos hemos especializado en la medicina de rehabilitación física integral, ortopedia y especialidades médicas.

Durante el curso de la enfermedad el paciente experimentará dolor en las articulaciones afectadas, con hinchazón y rigidez que irán limitando gradualmente los movimientos articulares. La enfermedad afecta primeramente las articulaciones de modo simétrico, pero al ser sistémico puede dañar otros órganos del cuerpo, como el corazón, los pulmones o los riñones. Los más afectados son manos y pies, muñecas, hombros, rodillas, tobillos, codos o columna.

Factores de riesgo

La causa de la artritis reumatoide aún no está clara; sabemos que la enfermedad afecta principalmente a mujeres entre 40 y 60 años, pero también existe artritis reumatoide juvenil o tardía. Afecta al 1% de la población y es menos común que la osteoartritis que, en cambio, es una enfermedad relacionada con el envejecimiento y ocurre cuando los cartílagos articulares comienzan a desgastarse.

¿Qué implica?

La artritis reumatoide ocurre como una inflamación de la membrana sinovial, el revestimiento del guante de una articulación y el líquido sinovial que lubrica ese punto específico del cuerpo. Las células del sistema inmunológico comienzan a atacar esta membrana, liberando sustancias que causan hinchazón y daño.

Entre los primeros síntomas que tendrá que afrontar el paciente tenemos cansancio, malestar general, fiebre, pérdida de peso, dolores musculares, sequedad de ojos y boca, anemia, inflamación de los tendones, presencia de pequeños nódulos bajo la piel de los codos y antebrazos.

Por lo general, estos síntomas no aparecen todos juntos, sino a medida que avanza la enfermedad. Por este motivo para su diagnóstico, además de radiografías articulares y ecografías, también se realizarán pruebas de laboratorio destinadas a verificar cambios en el organismo. Los parámetros a investigar serán: VSG, PCR, factor reumatoide, anticuerpos anticitrulina, sideremia-ferritina y transferrina.

¿Qué zonas se ven afectadas?

Las articulaciones que más frecuentemente padecen esta afección son: muñeca, dedos, rodilla, codo, tobillo y dedos de los pies. Un elemento característico de la enfermedad es que en la mayoría de los casos la afectación es bilateral y simétrica.

Lo mejor es acudir con fisioterapeutas especializados y realizar una valoración. Es por eso que los invitamos a que acudan a Abilita para conocer el mejor plan de tratamiento que mejore considerablemente su calidad de vida.

La terapia es indispensable

La artritis reumatoide es una enfermedad crónica. Esto significa que, lamentablemente, no existe una cura que pueda eliminarlo por completo del cuerpo. Pero es posible recurrir a terapias que puedan controlar los síntomas. Probablemente se recomendarán inmunosupresores, antiinflamatorios (AINE) y corticosteroides como terapia farmacológica. Un recién llegado al panorama terapéutico son los fármacos biológicos. Sin embargo, como tratamiento para mantener el curso bajo control, es recomendable acudir a un centro de rehabilitación física.

Cuando se trata de problemas articulares, podemos recurrir a técnicas de fisioterapia. Si bien no pueden curar la enfermedad, pueden trabajar para mejorar los síntomas y disminuir las molestias que experimenta el paciente en la vida cotidiana.

Para combatir la hinchazón progresiva que provoca dolor en las articulaciones, podemos combinar la terapia farmacológica con técnicas de fisioterapia para la artritis reumatoide. En las primeras etapas de la enfermedad, se propondrán ejercicios de rehabilitación articular para mejorar la movilidad articular, al tiempo que aumenta la fuerza y ​​la salud muscular.

También se pueden utilizar máquinas como la Tecarterapia o la terapia con láser (Hilterapia), que ayudan en la reducción de la inflamación y el dolor.

La rehabilitación mediante fisioterapia para la artritis reumatoide de DS Cares (que también se puede realizar en casa), tiene como objetivo reducir el dolor, prevenir daños en las articulaciones afectadas, reeducar al cuerpo para que se mueva y evitar que se produzcan daños secundarios a causa de actitudes posturales incorrectas para compensar el dolor.

En función del estado del paciente y del estadio de la artritis reumatoide que deberá tratar el especialista traumatólogo, se establecerá un programa específico.

Cuando la zona afectada sean los pies o las manos, los primeros tratamientos estarán dirigidos a aliviar el dolor y luego pasarán a ejercicios para mejorar la postura, la fuerza muscular y la salud general. Los ejercicios, a menudo realizados con la ayuda de ortesis de los dedos, plantillas u otros medios para reducir las deformidades, servirán para limitar la hinchazón y mantener las articulaciones afectadas lo más activas posible para contrarrestar la rigidez típica de la enfermedad.

Pero como hemos visto, la artritis reumatoide es una enfermedad sistémica, es decir, afecta a todos los músculos y huesos del cuerpo. Esto conduce, a largo plazo, a efectos secundarios debidos tanto a la enfermedad como a la farmacoterapia prolongada. Estos incluyen hipotrofia, la reducción del volumen de un órgano o tejido y debilidad muscular.

Por tanto, la fisioterapia para la artritis reumatoide tendrá que rehabilitar el cuerpo como un todo, ofreciendo al paciente un programa personalizado de actividad física para realizar junto a su fisioterapeuta.

Programa de rehabilitación

Un programa de rehabilitación en nuestro centro de rehabilitación de la artritis está diseñado para satisfacer las necesidades de cada paciente, según el tipo y la gravedad de la artritis. La participación activa del paciente y la familia es vital para el éxito del programa.

El objetivo de la rehabilitación de la artritis es ayudar al paciente a volver al nivel más alto de función e independencia posible mientras mejora la calidad de vida en general, física, emocional y socialmente. El enfoque de la rehabilitación es aliviar el dolor y aumentar el movimiento de las articulaciones afectadas. Para ayudar a alcanzar estos objetivos, los programas de rehabilitación de la artritis pueden incluir lo siguiente:

  • Ejercicios para controlar el dolor y la hinchazón de las articulaciones.
  • Ejercicios para mejorar la movilidad y la forma física.
  • Manejo del dolor, incluidos los siguientes: terapia de calor y masaje de frío.
  • Estimulación nerviosa electricatranscutánea para ayudar a aliviar el dolor.
  • Manejo del estrés y apoyo emocional Inmovilización de articulaciones y métodos para proteger las articulaciones de mayores daños, degeneración y deformidades.
  • Asesoramiento nutricional para mejorar el control de peso.
  • Uso de dispositivos de asistencia.
  • Educación del paciente y la familia.

Rehabilitación después del reemplazo articular

El objetivo de la cirugía de reemplazo de cadera y rodilla es mejorar la función de la articulación. La recuperación completa después del reemplazo de la articulación generalmente demora entre tres y seis meses, según el tipo de cirugía, la salud general del paciente y el éxito de la rehabilitación.

Los programas de rehabilitación después del reemplazo de una articulación pueden incluir los siguientes:

  • Ejercicios para mejorar la movilidad y la forma física.
  • Reentrenamiento de la marcha.
  • El manejo del dolor.
  • Asesoramiento nutricional para mejorar el control de peso.
  • Uso de dispositivos de asistencia.
  • Educación del paciente y la familia.

El centro de rehabilitación ha sido fundamental en el tratamiento de la artritis. En Abilita las personas han encontrado el servicio idóneo para mejorar su calidad de vida al presentar esta enfermedad. Nuestros pacientes han sentido mejoría en el manejo del dolor y el movimiento de sus articulaciones. Dentro de nuestros servicios se encuentran:

Coordinación y equilibrio

Es empleado especialmente en pacientes que han sufrido de algún proceso neurológico y que necesitan de terapias que les permitan recuperar la coordinación y equilibrio. Por medio de diferentes técnicas se consigue que el individuo sea capaz de coordinar sus movimientos de forma autónoma para mantenerse erguido y caminar con más seguridad.

Corrientes diadinámicas

Empleamos la electroestimulación que se basa en la administración de corrientes eléctricas a través de electrodos en las zonas que precisan de una mejoría en el tono muscular.

Compresas

El tratamiento está enfocado en reducir el edema de los procesos inflamatorios en esos procesos traumáticos. Es ideal para conseguir una relajación de la zona tratada.

Ejercicios posturales

Son una serie de ejercicios que permiten corregir los defectos de postura en los niños y adultos. De igual manera ayudan a prevenir patologías degenerativas con el pasar del tiempo o a futuro.

Estiramiento muscular

Es la terapia física que estimula la actividad de las articulaciones para mejorar la movilidad de las mismas. En algunos casos puede ayudar al dolor.

Tratamiento con parafina

Son sustancias usadas para las articulaciones por sus propiedades antiinflamatorias. La administración se basa en dar un baño a la zona afectada en el parafinero. Cuando la persona saca la extremidad, la sustancia se deja solidificar hasta que el terapeuta lo considere conveniente.

En Abilita encontrarán el centro de rehabilitación con las instalaciones aptas para tratar su artrosis o cualquier enfermedad degenerativa o neurodegenerativa. De igual manera, si han sufrido algún accidente o tienen algún dolor crónico, este es el momento ideal para que se pongan en manos de nuestros expertos. Pueden escribirnos a nuestro WhatsApp +52 (55) 1292 8056.

Posts recientes

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar

whats