Conceptos básicos que deben saber de la medicina rehabilitación Conceptos básicos que deben saber de la medicina rehabilitación – Abilita
 En Blog

En el ramo médico, la especialidad de medicina rehabilitación, que también es conocida como fisiatría, es la encargada del diagnóstico, prevención y tratamiento de los pacientes que tienen limitaciones funcionales agudas o crónicas, que se presentan como resultado de enfermedades congénitas o degenerativas o por lesiones traumáticas o no traumáticas.

Bienvenidos nuevamente al blog de abilita, un espacio diseñado por nuestros especialistas para ustedes, en donde encontrarán información y temas de interés relacionada con los servicios médicos y de rehabilitación que pueden encontrar en nuestras instalaciones. En la entrada de hoy les daremos algunos conceptos básicos para que conozcan más sobre la medicina física y de rehabilitación

Existen muchos padecimientos de origen congénito, o que son provocados por lesiones traumáticas, que tienen como consecuencia una discapacidad parcial o total del sistema musculoesquelético. El tratamiento para estos padecimientos se divide en dos, el primero busca tratar la enfermedad y los síntomas derivados del padecimiento; el segundo es la rehabilitación, que tiene como objetivo restaurar la óptima función del movimiento e independencia de los pacientes, según lo permita la enfermedad y qué tan severa sea esta.

La medicina rehabilitación, además de encargarse del desarrollo de las capacidades musculoesqueléticas funcionales, brinda apoyo psicológico a los individuos, lo que les permite activar sus mecanismos de compensación con el fin de llevar una vida más autónoma y dinámica restablecimiento su movilidad, cuidado personal, habilidad manual y comunicación.

La rehabilitación como especialidad médica se aparta del concepto tradicional de individualidad, para también introducir a los pacientes en el ámbito social y familiar, puesto que la rehabilitación suele ser un proceso muy largo, en el que se requiere del apoyo de un determinado grupo social para que los pacientes puedan superar los retos y las frustraciones que se presentan.

La rehabilitación, dependiendo el nivel de limitación del sistema musculoesquelético y las afecciones que lo provocan, está compuesta por acciones médicas y sociales, en la que se involucra la educación, adaptación de la vivienda y el trabajo, para lograr la máxima recuperación, disminuyendo el déficit funcional, favoreciendo el autovalimiento, la aceptación de la discapacidad y la inserción en la sociedad.

Como un primer paso, se busca que los pacientes sean lo más independientes posibles, dentro de sus limitaciones y posteriormente, de la mano de su familia, se busca una integración a la sociedad.

Esto se logra únicamente con la labor de un equipo multidisciplinario, que realiza una evaluación adecuada del padecimiento causante de la discapacidad motora y establece el tratamiento adecuado. La intervención de distintos especialistas médicos, desde traumatólogos y ortopedistas, fisioterapeutas, hasta psicólogos, que tienen el objetivo de valorar cuantitativa y cualitativamente las características de las dificultades funcionales y sociales que tiene cada individuo.

La medicina rehabilitación, como lo mencionamos, no cura la enfermedad; de ese tipo de tratamientos se encargan otras especialidades médicas. La rehabilitación únicamente ayuda a la independencia del paciente, potenciando la función remanente y mejorando su calidad y estilo de vida. Por ello es que los médicos especializados en rehabilitación establecen programas con objetivos alcanzables, lógicos y con una metodología.

Deficiencia, discapacidad o minusvalía

Para realizar un correcto proceso de rehabilitación, es importante determinar si los pacientes sufren una deficiencia, una discapacidad (parcial o total) o una minusvalía. Si bien son conceptos muy similares, es importante tener en claro las diferencias que existen entre ellos para que se tenga un enfoque adecuado.

Una deficiencia o daño hace referencia a cualquier pérdida o anormalidad fisiológica o de la estructura anatómica, como lo puede ser una limitación del rango de movimiento de una parte o función del cuerpo en específico. La discapacidad, por su parte, es cualquier restricción o carencia que resulte en un deterioro de la capacidad de realizar una actividad dentro del rango que es considerado normal. Además es un daño permanente o prolongado, que provoca un déficit funcional que impide a las personas autovalerse e integrarse socialmente. Por último, la minusvalía es la desventaja que resulta de una deficiencia o discapacidad que limita el desempeño de un rol considerado normal para un individuo, dependiendo de su edad, sexo, factores sociales y culturales.

Para determinar de cuál se trata, en la medicina rehabilitación se realizan tres tipos de diagnósticos:

  • Diagnóstico etiológico.
  • Diagnóstico anatómico.
  • Diagnóstico funcional.

El diagnóstico funcional debe ser lo suficientemente sencillo como para permitir una evaluación rápida y que pueda repetirse, de manera en que se establezca una constante para poder establecer una media de los resultados. De esta manera se precisa la situación real e integral del estado de los pacientes pasada poder establecer el tratamiento que más se adecue.

Medicina física y de rehabilitación, el papel de los médicos especialistas

Como hemos mencionado, para el proceso de rehabilitación intervienen especialistas de diversos ramos de la medicina, que son coordinados por un médico fisiatría o rehabilitador, el cual tiene los conocimientos especializados de los fisiopatológicos del aparato locomotor y de las actividades psicofísicas que requieren realizar los pacientes. Este especialista utiliza los instrumentos necesarios para establecer un tratamiento que se oriente a explotar el potencial de cada paciente para restituirlo a la sociedad, dedicándose principalmente a los discapacitados de tipo motor.

Su práctica no debe confundirse con fisioterapia o kinesiología, ni tampoco con otras áreas médicas especializadas, como la traumatología y la ortopedia; aunque sí posee un enfoque multidisciplinario y se apoya en estos ramos médicos.

El médico fisiatra coordina las múltiples intervenciones que requiere el paciente con una discapacidad compleja, a fin de lograr coherencia en el tratamiento, ayudan a los pacientes a comprender su proceso y proporcionan las herramientas y recursos para dirigir su tratamiento, tanto en el área médica, como en la sociofamiliar y profesional.

En Abilita nos especializamos en la medicina rehabilitación, brindado un servicio integral que busca reintegrar a los pacientes a la sociedad, sus actividades cotidianas y a mejorar su calidad de vida. Contamos con los profesionales más altamente capacitados, equipo de última generación y técnicas de rehabilitación innovadoras. Comuníquense con nosotros para más información o visiten nuestras instalaciones, donde con gusto uno de nuestros especialistas los atenderá.

Posts recientes

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar

whats