Medidas generales para la recuperación de un esguince de tobillo Medidas generales para la recuperación de un esguince de tobillo – Abilita
 En Blog

En un centro de rehabilitación se ofrece atención para ayudar a los pacientes que han sufrido un esguince de tobillo a recuperar, en medida de lo posible, las capacidades funcionales de esta articulación. Para que nuestros visitantes conozcan algunas de las pautas generales indicadas a pacientes en recuperación tras un esguince, dedicaremos esta publicación en el blog de Abilita a hablar sobre el tema.

Los esguinces de tobillo son de las lesiones más comunes que, sin un tratamiento y rehabilitación adecuados, pueden derivar en problemas que duren toda la vida, como reincidencias, dolor y debilidad articular a largo plazo. Por tanto, los ejercicios de rehabilitación indicados por el especialista deben realizarse en todas sus fases, las que típicamente incluyen ejercicios de amplitud de movimiento, ejercicios de estiramiento, de fortalecimiento y ejercicios de equilibrio y control.

Por lo regular se indica que la rehabilitación se comience después de las 72 horas de ocurrida la lesión, aunque en cada caso las recomendaciones médicas pueden ser distintas, según la gravedad del esguince y el estado general de salud de cada paciente. El dolor al realizar los ejercicios es el indicador que les ayudará a guiarse en cuanto a qué tan lejos llevar los ejercicios, y en caso de experimentar una gran molestia se debe reducir la amplitud de movimiento o las repeticiones.

Los ejercicios de amplitud de movimiento son los primeros indicados y después de hacerlos se debe aplicar frío en el tobillo. Estos ejercicios suelen ser bastante simples, y algunos ejemplos de ellos son mover la rodilla lado a lado, escribir el alfabeto con el pie y arrastrar una toalla enrollándola con los dedos del pie y empujándola mientras el paciente está sentado. Por otro lado, los ejercicios de estiramiento se enfocan en el trabajo con el tendón de Aquiles y en la pantorrilla.

Cuando los avances en el proceso de terapia física y rehabilitación lo permitan, se pueden comenzar los ejercicios de fortalecimiento para el tobillo, que incluyen repeticiones de ejercicios una o dos veces al día, y los ejercicios de equilibrio y control. El equilibrio y control debe practicarse por lo menos una vez al día y únicamente cuando ya se logra poner de pie sin experimentar dolor intenso.

Les recordamos que en Abilita ofrecemos servicios especializados en fisioterapia y ortopedia. Para solicitar información detallada o agendar una cita, contáctennos, con gusto los atenderemos.

Posts recientes

Escribe tu palabra y pulsa enter para buscar

whats